Mitos y verdades sobre hacer crecer tu busto

Seguro en algún momento, cuando eras adolescente, buscaste alguna forma de hacer crecer tu busto. Sí, no te sientas apenada, muchas llegamos a pensarlo. Sin embargo, antes de hacer cualquier locura, debes considerar que hay ciertos mitos en torno al tema. Sigue leyendo para saber que en realidad funcionan o no.

Aumento de busto

La realidad es que el aumento de senos es algo que muchas mujeres buscan. En México, es una de las cirugías más populares, de acuerdo a las cifras de la Secretaría de Salud. Algunas recurren a los remedios caseros, pues aseguran que funcionan. Otras chicas optan por la cirugía plástica. Es importante dejar en claro algunos puntos si prefieres recurrir a los remedios caseros.

Alimentación

Es un hecho que para tener buena salud, se necesita buena alimentación. Considera que la zona del pecho alberga gran cantidad de grasa. Lo más lógico sería comer más grasa para que se vaya a los senos, ¿no? Pero las cosas así no funcionan. Comer de manera equilibrada ayuda a que los nutrientes y grasas se distribuyan de manera quitativa por todo tu cuerpo.

Ejercicio

A diferencia de lo que se creía, el ejercicio ayuda bastante si lo que quieres es aumentar el tamaño de tus senos. Para que funcione realmente, debes escoger las rutinas apropiadas para esta zona, pues no todas funcionan. Las flexiones ayudan a aumentar tu busto y darle firmeza. Es importante completar con ejercicios de pectorales.

Masaje

Hay masajes que ayudan a estimular la zona del pecho y lo mejor es que puedes hacer el masaje sin ayuda de alguien más. Son masajes suaves en los que agregarás ciertas mezclas para que funcionen.

  • Masaje 1. Ralla media cebolla y añade medio limón. Usa la mano derecha para masajear el pecho derecho y viceversa. Si masajeas ambos senos al mismo aprovechas el tiempo. Coloca tus manos en la base de tus senos y has movimientos circulares de afuera hacia adentro y de arriba hacia abajo. Dos minutos diarios funcionan muy bien. Evita cubrir con la crema  el pezón y la areola.
  • Masaje 2. Usa un poco de tu crema hidratante y añade un poco de hinojo seco. El hinojo debe estar machacado para que puedas mezclarlo con tu crema. Traza líneas en tu seno, como si marcaras el radio de un círculo. De igual forma, evita el área de los pezones.

Este video te puede gustar