Mitos sobre la virginidad que deberías dejar de creer

Parece mentira, pero la sexualidad sigue siendo un tema tabú lleno de mitos y algunas mentiras. Es importante desmentirlas pues de esa forma tendremos una vida sexual más sana y plena en todos los aspectos. Por eso, en esta ocasión te cuento acerca de los mitos más comunes que existen acerca de la virginidad. Sí, aquellos que realmente te arruinan la primera vez y las que siguen. ¿Estás lista para oírlos?

Tu cuerpo cambia cuando pierdes la virginidad

Cuando era adolescente este era uno de los mitos que más escuché. Decían que después de tu primera vez tus caderas se ensanchaban. Incluso, que tus pompis se levantaban mucho por lo que te veías más curvilínea. No obstante, eso sólo pasaba si el chico sabía hacer bien su trabajo. De lo contrario, te quedabas igual. Ahora me da mucha risa porque obviamente eso no sucede. Sí puedes sentirte distinta emocionalmente, pero tu cuerpo sigue tal y cómo era antes de tu primera vez.

Ellos siempre sabrán qué hacer

La verdad es que algunas mujeres esperan que los hombres sepan exactamente qué hacer, en qué momento y cómo. Sin embargo, ellos no siempre lo saben y tampoco tienen la obligación de saberlo. Es más, aunque ya tengan experiencia, una chica puede ponerlos tan nerviosos, que simplemente su erección no se mantendrá. Lo mejor es aprender en pareja de forma suave y lenta, respetando lo que el otro quiere y aprender de su placer de forma individual y en pareja.

Otro de los mitos es que siempre sangras

Alguna mujeres sangran cuando su himen se rompe, pero otras no. Quizá se presenten algunas gotitas o una mancha un poco más notoria, pero esto no es ocurre siempre y tampoco comprueba tu estado de virginidad o no. Es más, eso es lo que menos importa, la virginidad no es una moneda de cambio que te hace más o menos valiosa. Simplemente es un estado del cuerpo que se transforma dando paso a una vida sexual activa.

No te puedes embarazar

Obviamente te puedes embarazar desde la primera vez que tienes relaciones sexuales. Sólo basta con que tengan relaciones sexuales sin protección en cualquier momento.  Por eso es importante SIEMPRE recurrir  aun método anticonceptivo seguro, nada del método del ritmo o fijarte en tus días fértiles. Lo más seguro es utilizar condón pues también te protege de las ETS.

Este video te puede gustar