Mente saludable para comenzar el año y alcanzar tus objetivos

Ser una persona saludable conlleva más que el aspecto físico. Entre ellos se encuentran la salud emociona mental y psicológica. Sólo de esa forma podremos ser personas equilibradas capaces de tomar buenas decisiones. Tener una mente saludable no es una tarea fácil que puedas lograr de un día para otro; se trata de un estilo de vida que ejerces día con día.

 Una mente saludable no se exige demasiado

Una cosa es realizar nuestro trabajo de la mejor manera posible y otra es exigirnos de forma desmedida. Hay pautas que puedes modificar o arreglar; sin embargo, hay otras que no puedes cambiar. Por tanto, debes aprender a identificarlas y no mortificarte por ello. Trata de fluir con las situaciones y no ir contracorriente.

 Sólo escucha las críticas constructivas

A lo largo de nuestra vida escucharemos muchos comentarios. Unos dirigidos hacia nuestra manera de ser, pensar o actuar. Otros dirigidos hacia las personas con las que compartimos nuestra vida. Sin embargo, no todas esas opiniones aportan algo productivo a nuestra vida. Es más, la mayoría no aportan. Por eso, sólo escucha aquellas críticas constructivas que siempre intentan ayudarte a hacer mejor tu trabajo.

Sé responsable de tus decisiones

Sé que a todos una o dos veces en la vida nos han sucedido cosas que no son justas. Algunas de estas situaciones suelen ser irremediables. Sin embargo, lo peor que podemos hacer es autocompadecernos. Lo mejor siempre será buscar una solución o pensar en el lado positivo de las cosas. La vida sólo cambia cuando hacemos algo por ello.

 Dile sí a los cambios

Una de las cosas más aterradoras para las personas son los cambios. La rutina y la estabilidad son un bien preciado que a veces no es tan positivo. ¿Te imaginas un vida que fuera exactamente la misma todos los días? Creo que eso es peor que enfrentarnos a nuevos retos y ampliar nuestros horizontes.

Este video te puede gustar