¿Cómo me protejo en la intimidad si mi pareja tiene VIH?

Como sabemos, el sida es una enfermedad muy seria ue pone en riesgo la vida. No obstante, mientras se tengan los cuidados necesarios, no tendrías por qué preocuparte. Desafortunadamente los pacientes sufren discriminación y no siempre pueden tener una vida común. Yo tengo una pareja con una situación difícil, pero me protejo para que pueda estar con él, ¿quieres saber cómo?

Vivir con VIH

Cuando se sabe es un shock, pero debes tomarlo con calma, pues es una situación con la que deberás aprender a vivir. Debes entender a tu pareja, pues tiene temor de estar contigo y hacerte daño. Para que eso no suceda, lo primero que debes hacer es ir con un médico especialista. El sida se contagia por relaciones sexuales sin protección, transfusiones de sangre o contacto con ella. También por transmisión materno-fetal en el parto o lactancia.

Si me protejo, no hay problema

Estar con mi pareja ha sido más difícil de lo que pensaba. En un principio no me animaba ni él tenía deseos siquiera de tocarme por miedo. Sin embargo, con la asesoría del médico pudimos lograrlo. Los condones ayudan a que la probabilidad de contagio sea sumamente baja. También es importante que él siga con su tratamiento antiviral. Eso ayudará a que la cantidad de virus que llega a la sangre sea en niveles bajos y así había menos probabilidades. Incluso si el condón se rompe, el riesgo es bajo gracias a los antivirales.

Cuidado con la sangre

Con lo que sí debemos tener cuidado es con el contacto sanguíneo. La menstruación, las máquinas de afeitar o los cepillos de dientes son los principales peligros. En el caso de ser paciente diabético, pincharse es de grave peligro. Jamás debe existir contacto por ninguno de estos medios por bien propio. En la actualidad se sabe que muchas parejas pueden tener una vida seminormal, en la que trabajan, se besan, se aman. Lo único que hay que cuidar es el acto sexual y las heridas.

Este video te puede gustar