Me pasa algo si accidentalmente comí fruta con moho

Asqueroso… sí, pero normal. Por descuidos muchas veces acabamos dándole una mordida a un sandwich enmohecido, a una fruta o a cualquier otra cosa. Lo triste es que te das cuenta que tenía moho hasta que estás a punto de tragar. ¿ Qué pasa si mordiste algo con moho?

¿Me voy a enfermar si como moho?

No vas a morir, eso es un hecho. Además el moho lo puedes digerir como cualquier otro alimento siempre y cuando tu sistema inmunológico esté en buena forma. El moho al igual que los hongos microscópicos que crecen sobre productos vegetales y animales pueden llegar a ser peligrosos pero generalmente no los son. Cuando llegues a encontrar hongos en alimentos como jamones y quesos curados como el azul, el gorgonzola, el brie y el camembert, y son totalmente seguros para comer, según el Servicio de Seguridad e Inspección de Alimentos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

¿Y las cosas verdes o blancas en las verduras?

No te preocupes, es probable que su sabor sea lo que te hace sentir enferma. El moho sabe feo, pero no es porque tenga una toxina en particular. Antes de ir corriendo al médico espera a ver como reaccionas con las náuseas. El estómago es un ambiente hostil, por lo que las bacterias y hongos no podrán sobrevivir. Es muy rara la persona que se enferma a causa de moho, en realidad deberías de haber consumido una gran cantidad del mismo para que se vuelva algo toxico. En este caso podrías tener náuseas y vómito persistente. En ese caso deberás acudir de inmediato al médico. Algunos otros tipos de moho crean alergias en vías respiratorias, estas son completamente tratables.

En una fruta ¿puedo cortar la parte del moho y comer el resto?

Todos los mohos tienen “raíces” que evidentemente no podemos ver. Lo recomendable es tirar la fruta independientemente de la parte que se vea mohosa. En algunos alimentos es seguro cortar y comer como en algunos quesos duros, salami duro, frutas firmes y vegetales, ya que es más difícil que el moho los penetre profundamente. Pero existen alimentos que definitivamente debemos tirar: Quesos blandos, frutas suaves, productos horneados, legumbres, nueces, yogurt y sobre todo carne, tortillas y pan.

Este video te puede gustar