Me detectaron un tumor y no quiero que pases lo mismo que yo

Ir al ginecólogo nunca ha sido mi hit. La verdad es que es el doctor al que más miedo le tengo. Así que decidí dejar de ir a consulta por seis años. Bueno más bien a evadir las consultas que se supone tienes que hacerte cada seis meses. No le veía mucho caso pues estoy casada y las infecciones vaginales no son algo que me moleste a cada rato. Todo hubiera sido diferente si hubiera hecho caso y hubieran detectado un tumor que estaba creciendo en mí.

Pero un día…

Fui a visitar a mi hermana a la ciudad. Llevaba un tiempo sin verla y mi esposo insistió en tomar el fin de semana para ir a visitarla. Cuando estábamos de visita comenzamos a hacer planes y decidimos ir a las Pirámides de Teotihuacán. Es una atracción turística muy mona que hay en la Ciudad de México. En fin, ese día me puse un vestido pegadito y noté que me quedaba bastante justo. Yo siempre le echaba la culpa a la gordura, pero ya había notado antes que tenía una especie de bola que a veces sentía y otras veces no tanto.

Fuimos a comer

Después de subir a las pirámides, bajamos y comimos en un restaurante de comida típica. Todo estuvo delicioso y a decir verdad me excedí un poco con la cantidad de alimento. Como era fin de semana no presté gran atención a ese asunto y ni me sentí mal al respecto. Poco después de la comida empecé a sentirme super mareada y bastante débil. Vomité y tuve que ir directo a la cama. Me encontraba bastante cansada, a tal grado que el sueño me tiraba y despertaba solo para ir al baño a vomitar nuevamente. Mi hermana estaba muy  preocupaba, asumía que algo grave me pasaba en el estómago. Terminamos a medianoche en el hospital.

Resultó que no era lo que pensábamos

Me revisó un gastroenterólogo poco después de entrar por la puerta de emergencias y nos dijo que no era un problema intestinal. El sospechaba que era un gran y enorme mioma. Llamó a un ginecólogo y al entrar y ver mi abdomen, me dijo sin haberme tocado: “Efectivamente, es un mioma”.

Un mio… ¿qué?

Sí era un mioma. El doctor me dijo que se trataba de un pequeño tumor benigno muy común en las mujeres. Usualmente pueden deshacerse con medicamento, si lo detectan a tiempo. Claro, si tan solo hubiese ido al doctor antes, cosa que no había pasado. Me dijo que en los casos más graves estos miomas podían ser cáncer, así que necesitaba someterme a una cirugía inmediata para que me extirparan el mioma y determinaban si era maligno o benigno. Así que de un fin de semana familiar, pasé a estar internada en el hospital, lista para ser cortada en la mesa de un doctor. En ese momento era muy consciente de que toda la situación era plenamente mi culpa. Tomándolo con mucho optimismo decidí estar tranquila y esperar a que el mioma fuera benigno, si no, estaba dispuesta a luchar por mi vida.

Salí de la operación

La cirugía fue realmente dolorosa. Es literalmente como una cesárea, solo que en vez de bebés te sacan el mioma. Cuando desperté y pude estar lo suficientemente consciente, el doctor me dijo que estaba realmente sorprendido porque no solo había extirpado un mioma del tamaño de una toronja sino otros seis pequeños. Todos estos pequeños tumores estaban dentro de mi matriz y por lo tanto me daban unos dolores tremendos durante mi periodo. Mis periodos habían dejado de ser normales. Cada mes, al segundo día de menstruación estaba tirada en la cama con unos dolores terribles.

Viendo hacia atrás

Afortunadamente, después de 15 días de la operación me repuse pronto, aunque fue muy doloroso y super incómodo. No puedo recordar cuando fue la primera vez que sentí que mi menstruación era realmente dolorosa. Lo que sí puedo decirte es que sentí ese tumor desde el inicio y lo justifique como un montón de cosas… Gases, mala digestión, estreñimiento, hasta que mi cuerpo ya no pudo más y me hizo colapsar.

Me siento agradecida porque el tumor fue benigno. Fue algo muy duro, y no quiero que pases lo mismo que yo. Si tú sientes que algo no va nada bien contigo, por favor acude al doctor. Quizás unos meses antes me hubieran dado medicamentos y no habría tenido que conocer un bisturí.

Este video te puede gustar