Cómo me deshago del dolor del ejercicio y por qué pasa

Estás decidida, te compras los leggings de moda, un par de tenis y muy decidida sales hacia el gym jurando que vas a ejercitarte más de tres veces por semana. El primer día pareciese que tus ganas te van a llevar muy lejos; sin embargo, al otro día el amor por el gym empieza a desvanecerse en la medida que el dolor que quedó de la sesión te impide caminar…

El dolor que queda detrás de hacer ejercicio se le llama dolor muscular tardío.

Dolor muscular

El dolor que se produce por el ejercicio es causado por una sustancia llamada ácido láctico. Esta sustancia es resultado del metabolismo del azúcar, que se produce luego de una ardua sesión de ejercicio. Este ácido proviene de la descomposición de la glucosa cuando no hay oxígeno presente. El ácido láctico se libera cuando se hace ejercicio anaeróbico, como levantar pesas o correr a una velocidad elevada. Además, se reutiliza cuando seguimos entrenando; de hecho, es la única forma en la que podemos deshacernos de él. Con el tiempo el ácido láctico no se acumulará tan rápidamente y si comienza a hacerlo, el músculo lo soportará de forma más efectiva.

Estirar ayuda

Los estiramientos son necesarios para preparar a los músculos. La carga de ejercicio debe de ser paulatina, solo de esta forma evitarás que el ácido láctico se interponga entre tu entrenamiento. Procura estirar antes y después de tu entrenamiento. Debes hacer de 5 a 10 minutos de calentamiento para que tu cuerpo esté preparado.

Si ya me duele

Si en este momento ya tienes el dolor, lo único que puedes hacer es recurrir a varios trucos que si bien no te lo quitarán del todo, podrán darte un poco de alivio.

  • Sigue entrenando. No importa que duela, después de un tiempo tu cuerpo se va a acostumbrar. Es la única forma efectiva de combatir el dolor.
  • Compresas frías y calientes. Alternarlas para desinflamar el área adolorida. De ser un área bastante grande, puedes utilizar una toalla caliente para que los músculos se relajen. Mete la toalla húmeda en el micro durante unos 4o segundos.
  • Masaje. Después de hacer tu rutina de ejercicios, un pequeño masaje hará que no te duelan tanto los músculos afectados.

Deshazte del dolor del ejercicio en el menor tiempo posible. Este es el mejor dolor del mundo, porque quiere decir que estás usando correctamente tus músculos. Sigue adelante.

Este video te puede gustar