Magníficos beneficios de la leche de almendras para tu cuerpo

La leche de almendras es un alimento que ofrece muy buenos resultados cuando pretendes bajar de peso. Tiene bajo contenido en colesterol, haciéndolo tu gran aliado en cuestiones de salud. Si decides agregarla a tu lista de alimentos, debes saber todos los beneficios que obtendrás.

Propiedades de la leche de almendras

  • Rica en antioxidantes y minerales esenciales como potasio o calcio.
  • Alto contenido en vitaminas que la hace el mejor sustituto de la leche de vaca.
  • Tiene menos calorías que la leche de soya.
  • No contiene lactosa, colesterol ni gluten.
  • Contiene hierro, magnesio y omega 6.
  • Contenido calórico más bajo que la leche de vaca o soya.
  • Posee fibra natural soluble e insoluble, la cual protege la pared del intestino. 

Formas en que mejora la salud

Las personas que desean perder peso de manera segura o quienes padecen gastritis pueden incluirla en su dieta.

  • Bajo contenido calórico. Ayuda a perder peso de manera segura, siendo el mejor sustituto de la leche de vaca.
  • Disminuye los niveles de colesterol y triglicéridos. Mejora los niveles de colesterol bueno (HDL) y reduce el colesterol malo (LDL). Además fortalece al corazón.
  • Beneficia al colon ayudando en la absorción de los azúcares y las grasas.
  • De fácil digestión. La mejor opción para quienes son intolerantes a la lactosa, pues es menos pesada que la leche convencional.

¡Haz tu propia leche de almendras!

La mayoría de las leches de almendras que venden en el mercado están azucaradas para que tenga mejor sabor. Por esta razón es más recomendable que crees tu propia leche de almendras libre de azúcares.

Ingredientes:

  • 1 taza de almendras crudas
  • 3 tazas de agua
  • sal
  • azúcar

Preparación:

  • Remoja la taza de almendras crudas durante toda la noche.
  • Al día siguiente, escurre las almendras y límpialas con agua fresca.
  • Coloca las almendras y las 3 tazas de agua en la licuadora y mezcla bien todo.
  • Cuando todo quede líquido agrega una pizca de azúcar o sal al gusto.
  • Cuela el contenido de la licuadora con una manta de cielo, y listo.

¡Ya tienes tu leche de almendras!

Este video te puede gustar