Los tés que NO deberías darle a tus hijos

Es bien sabido que en varias ocasiones seguimos instrucciones de remedios caseros que la abuelita o las vecinas nos daban para calmar algún malestar de nuestros hijos. Para casi todas esas problemáticas acudían a los tés como el mejor aliado. Sin embargo, en la actualidad el cambio climático ha afectado el ambiente de manera deplorable. Por tanto, el cultivo de productos del campo ha resultado dañado.

La contaminación ha afectado las plantas curativas

shutterstock_292170500

La contaminación ha llegado a niveles preocupantes y eso nos afecta de manera directa o indirecta. La directora general de los Servicios de Salud de San Luis Potosí, en la república mexicana, Mónica Liliana Rangel Martínez, comentó que debido a los altos niveles de contaminación, los tés se han vuelto dañinos para la salud del ser humano. En consecuencia, se sabe de casos de intoxicaciones causadas por la ingesta de los tés contaminados.

Los tés que no deberías dar a tus hijos

shutterstock_328374278

Independientemente de la situación referente a la contaminación, hay tés que afectan de otras maneras la salud de tus hijos. Es recomendable que los evites por su seguridad y salud. No olvides que lo primordial es su bienestar.

Té de epazote

shutterstock_1074247

El epazote es utilizado para eliminar los parásitos en el estómago; sin embargo, es una de las plantas más peligrosas por los altos niveles tóxicos que tiene. Si no quieres poner en riesgo la salud de tus pequeños, no les des este té, especialmente si tienen cinco años o menos.

Té de manzanilla

shutterstock_450495271

Este es, quizá, el té más famoso entre nuestras mamás y abuelitas. Es usado para calmar malestares estomacales, de diarrea y cólicos. Sin embargo, su consumo frecuente afecta las vellosidades del intestino y altera el desarrollo del sistema inmune. Cuando tu hijo sufra diarrea es preferible que beba suero, ayuda en la absorción de líquidos y evita la deshidratación.

Té de anís

shutterstock_407382382

Se usa comúnmente para calmar a los bebés cuando están inquietos o no pueden dormir. Es muy fuerte y te genera somnolencia y sensación de pesadez, por lo que está prohibido para los infantes.

Evita el consumo de estos tés, recuerda que lo más importante es el bienestar de tus hijos. Opta por consultar al pediatra sobre otras opciones para aliviar los malestares de tus pequeños.

Este video te puede gustar