Los mitos y verdades de la copa menstrual

En la actualidad existen muchas formas con las que podemos lidiar con la menstruación. Existen las toallas sanitarias, el tampón y una de las más recientes, la copa menstrual. Alrededor de este utensilio existen varios mitos que hacen que muchas mujeres no lo utilicen. A continuación comento la realidad de cada uno de estos mitos que muchas creen, pero que no tienen respaldo científico.

Es antihigiénica

Algunas mujeres piensas que la copa menstrual es antihigiénica. Sin embargo, tras ser lavada debidamente puede reutilizarse. Incluso, una vez insertada es mucho más limpia que una toalla o un tampón. El material con el que está fabricada no afecta tu pH vaginal y tampoco produce infecciones. Otra ventaja de este producto es que al almacenar la sangre evita que se oxide y produzca malos olores.

Es incómoda

Esto no es nada cierto. Es normal pensar que puede ser incómodo traer un objeto en tu vagina, pero la copa menstrual no se percibe. Al principio puede ser un poco doloroso el ponerla y quitarla, por que tu cuerpo necesita acostumbrarse. Sin embargo, una vez que se encuentra en tu cuerpo no se siente nada. Solamente asegúrate de colocarla correctamente para que no se derrame sangre.

No se puedes hacer actividad física

Al pensar que este dispositivo es incómodo muchas mujeres creen que no pueden hacer ejercicio. Esto es falso, la copa menstrual está diseñada para adaptarse a la anatomía femenina. Por lo tanto, puedes hacer ejercicio y los movimientos que quieras. Lo que sí no puedes hacer con ella es tener relaciones sexuales, podrías lastimarte o a tu pareja.

Si la usas, los métodos anticonceptivos no funcionan

La copa menstrual no tiene ninguna influencia en el uso de anticonceptivo. Puedes usar estos sin ningún problema mientras llevas la copa. Las copas no contiene ninguna hormona o sustancia que afecte el efecto de los anticonceptivos. La copa menstrual solo se encarga de almacenar tu sangre del periodo y no tiene otra función.

Este video te puede gustar