Los mejores ejercicios que puedes practicar en el tercer trimestre de embarazo

Vivir el tercer trimestre de embarazo puede ser bastante complicado porque es la etapa final de una increíble experiencia. A pesar de saber que falta menos para tener a tu bebé en brazos, tu cuerpo pide a gritos que ya salga, porque aprieta todos tus órganos y ya no puedes moverte igual que antes. Hay una serie de ejercicios que puedes realizar para que ese último trimestre no sea tan complicado.

Prepara a tu cuerpo

Este ejercicio te ayudará a tener el ritmo y la fuerza necesaria para que tu cuerpo soporte lo suficiente a la hora del parto. Es importante que recuerdes que durante el parto necesitas estar relajada para que al bebé no se le dificulte pasar por el canal de parto. Si tu suelo pélvico está rígido, el bebé tendrá que hacer más esfuerzo para salir. Siéntate en una silla cómoda y respira mientras relajas tu cuerpo. La sensación que debes sentir es la misma que al orinar. De esa forma comienzas el entrenamiento de tu organismo.

Con un solo brazo

Considera que una vez que nazca tu bebé, además del dolor por el parto, tus brazos también sufrirán las consecuencias. Para que tus extremidades superiores estén preparadas para el arduo trabajo, recurre a este sencillo ejercicio. Hacerlo durante el tercer trimestre de embarazo hará que no te ganen las prisas. Ponte de pie con los pies separados a la altura de tu cadera. Tus rodillas deben estar ligeramente flexionadas, la espalda recta y tu cuello neutro. Inclina hacia delante tu cuerpo a 45°. Las manos deben colgar debajo de los hombros de manera alternada, o sea, una mano primero y luego otra. Con la mano que queda normal, sujeta una silla para adoptar la postura de cuclillas. Exhala mientras levantas la mano con la pesa ligera. Repite diez veces por lado y cambia.

Sentadillas para el parto

Una de las posiciones que es bueno practicar en el tercer trimestre de embarazo es la de sentadilla. Esta posición ayuda aliviar o soportar el dolor al entrar en labor. Ponte a gatas y luego adopta la posición de cuclillas. Si prefieres, haz las sentadillas de pie. No hagas más de lo que aguantas, no se trata de resistencia.

Este video te puede gustar