Lo que debes saber sobre la trombofilia y su relación con la muerte fetal

Estar embarazada es una de las mejores experiencias en la vida; sin embargo, para que todo marche bien debes tener muchos cuidados. Con esto no quiero decir que vas a quedarte inmóvil durante nueve meses y que no te dé el aire. Al contrario, puedes seguir con tu vida normal siempre que seas prudente. Entre las complicaciones que puedes tener está la trombofilia y es algo muy delicado. Veamos por qué.

¿Qué es la trombofilia?

Es un trastorno que afecta a las mujeres durante el embarazo y tiene riesgos y complicaciones. Los abortos tempranos de menos de 10 semanas, muerte fetal intrauterina, parto prematuro son algunas de las causas. También la restricción de crecimiento intrauterino, desprendimiento prematuro de placenta y preeclampsia.

Cómo diagnosticar el problema

Con ayuda de varios tipos de análisis de sangre puedes detectar el problema. Hay casos en los que es hereditaria, como en las personas con problemas de coagulación de sangre o historial familiar con trombofilia. Debes tener especial cuidado en el embarazo, porque la mayoría de las personas no presenta síntomas y hay varios tipos. En caso de que hayas tenido más de dos abortos espontáneos, puedes correr riesgo de padecer trombofilia. Incluso si hubo muerte fetal y se desconoce la causa, o bebés nacidos antes de las 34 semanas como consecuencia de la eclampsia o preeclampsia.

Hematólogo, el médico que te ayudará

Para detectarla, debes acudir con un hematólogo especializado. Él te dará el tratamiento adecuado dependiendo el tipo de trombofilia que presentes. Algunas mujeres deben tomar anticoagulantes, aspirina o heparina dependiendo de sus síntomas. Si no tienes frecuente monitoreo, debes llevar un control más detallado para evitar un mal momento.

Como ves, el embarazo es magnífico, pero debes tener ciertos cuidados para evitar que tu sueño se convierta en una pesadilla. No te quedes con dudas y habla con tu médico o ginecobstetra de cabecera.

Este video te puede gustar