Las mejores posiciones de yoga para activar tu metabolismo

Si estás buscando formas de acelerar tu metabolismo sin lastimarte o agitarte demasiado, quizás el yoga sea el mejor ejercicio para ti. Esto no significa que el yoga sea demasiado fácil. En realidad mantener las posturas requiere verdadero esfuerzo, la diferencia es que este es muy paulatino y pausado. Por lo tanto, es un gran método para cambiar tu estilo de vida a tu propio ritmo. Es un excelente enfoque a largo plazo para perder peso y no recuperarlo. Además estas posiciones de yoga te ayudarán a estimular tu metabolismo, perder peso, quemar calorías y reducir el estrés. El yoga tiene un poderoso efecto estimulante y de fortalecimiento sobre los órganos endocrinos y por lo tanto puede aumentar el metabolismo para quemar más calorías. Si no te llama la atención los métodos de meditación del yoga, puedes probar con solo hacer las posturas en casa. Será un excelente ejercicio.

Plancha o kumbhakasana

Debes colocarte boca abajo y estirar tus brazos a la altura de tus hombros. Mantén recta la línea del cuello, la espalda y las piernas durante 30 segundos o hasta un minuto. Luego exhala lentamente hasta llegar al suelo para descansar unas cuantas respiraciones. Al volver a subir, inhala y coloca las manos a la altura del pecho hasta volver a la misma posición inicial.

Torsión en oración o parsvakonasana

Las posiciones de yoga que conllevan torsiones contribuyen a estimular y energizar el cuerpo masajeando el sistema endocrino y los órganos abdominales, es así como agilizan el metabolismo. El “prayer twistestimula los órganos abdominales y facilita la digestión. Además favorece la circulación sanguínea alrededor de los órganos abdominales y la columna y esto favorece la evacuación del colon.

Para este ejercicio comienza desplazando la pierna izquierda frente a tu cuerpo hasta que tu rodilla derecha toque el suelo. A continuación, lleva tu codo derecho al costado exterior de tu muslo izquierdo, generando la torsión. Ahora acomoda tus brazos como si estuvieras orando hasta que el codo izquierdo apunte hacia arriba. Genera tensión entre el codo derecho y la rodilla izquierda para estirar bien tu torso. Ahora eleva tu rodilla derecha y mantén la postura durante 30 segundos o un minuto.

Puente o Setu-bandhasana

Este tipo de posiciones de yoga abren los pulmones y la columna anterior. El aumento de la respiración y el consiguiente intercambio de oxígeno favorecen la capacidad de quemar grasa.

Comienza recostada boca arriba flexionando tus rodillas para apoyar tus pies al ancho de tus caderas. Ahora acerca tus pies hacia la punta de los dedos de tus manos o lo más que puedas acercarte. Tus brazos deben ir junto a tu torso con las palmas hacia abajo apoyadas en el suelo. Empieza por tensar tus hombros y brazos para levantar un poco el pecho. Mientras inhalas, ve alzando tu cadera y acercando tu esternón hacia tu mentón. Mantente firme al no estirar tu cuello y poner fuerza en tus hombros para que no te resbales. Para tener mayor apoyo puedes entrelazar tus dedos y apoyarte en el piso o colocar tus manos en tus caderas antes de bajar.

Postura de la vela o sarvangasana

Este tipo de posiciones de yoga llevan la sangre al cerebro y promueven la limpieza de los ganglios linfáticos y la eliminación de las toxinas. Sarvangasana específicamente estimula la tiroides, las glándulas de la próstata y los órganos abdominales. Además ayuda a tonificar las piernas y glúteos.

Recostada boca arriba, coloca tus brazos al costado de tu cuerpo con las palmas hacia abajo. Al inhalar, levanta tus piernas y mantenlas estiradas. Para continuar subiendo, coloca tus manos en la cintura hasta elevar tu torso. Estira tus piernas todo lo que puedas. Mantén tu cuerpo tan recto como te sea posible, la intención es llevar el peso en tus hombros y brazos. Exhala al bajar lentamente.

Posición del arado o halasana

Esta estimula los órganos abdominales y la glándula tiroides al tiempo que proporciona un gran estiramiento de los hombros y la columna vertebral. Al torcer y comprimir los órganos abdominales, las posiciones de yoga proporcionan un masaje endocrino, mejoran la circulación local y eliminan las toxinas estancadas.

Recuéstate boca arriba con las palmas hacia abajo tocando el suelo. Levanta ambas piernas tanto como puedas manteniéndolas rectas hasta rebasar tu cabeza y que vuelvan a tocar el suelo. Solo las puntas de tus dedos deberán tocar el piso. Luego, lleva tus piernas lentamente de regreso al frente. Si te es difícil mantener la postura, puedes flexionar un poco tus rodillas.

Este video te puede gustar