Las ETS más comunes y contagiosas

Llevar una vida sexual activa es una decisión que requiere que seamos sumamente responsables. Una de esas responsabilidades la tenemos con nuestro cuerpo y con el de nuestra pareja. Por eso, es necesario que nos cuidemos de las enfermedad de transmisión sexual (ETS). A continuación te cuento cuáles son las ETS más comunes.

Clamidia

La clamidia una de las ETS más comunes. Es causada por una bacteria que se transmite durante las relaciones sexuales vaginales, anales u orales. Muchas mujeres no presentan síntomas o son tan leves que los pasan por alto. Algunos de ellos son: dolor al orinar o al sostener relaciones sexuales y fluido vaginal distinto al usual. Cuando esta enfermedad no es detectada a tiempo puede acarrear problemas uterinos graves.

Gonorrea

La gonorrea también es causada por una bacteria. Tiene síntomas muy parecidos a los de la clamidia, pero muchas veces es asintomática y por eso resulta difícil detectarla. Las molestias aparecen alrededor de las dos semanas posteriores al contacto sexual. Ardor al orinar, flujo vaginal amarillento e irritación en los genitales son algunas señales.

Sífilis

Los síntomas de esta ETS van por etapas. Es importante que se detecte a la brevedad para que no se convierta en algo grave. Primero aparecen llagas en los genitales, que al principio no duelen. La segunda etapa trae sarpullido en distintas partes del cuerpo. La última etapa puede tener consecuencias como daños cerebrales o nerviosos y es posible que se presente muchos años después de que se contrajo la enfermedad.

Herpes genital

El herpes es una enfermedad que se contagia por contacto anal, vaginal u oral. Si contraes el virus este permanecerá en tu organismo toda la vida, pero es posible tratar los síntomas con medicamento. La señal de que podrías padecer herpes genital es la aparición de úlceras dolorosas en la zona vaginal.

VIH

Lamentablemente el VIH  es de las ETS más comúnes. Vulnera a las células que integran al sistema inmune, provocando la incapacidad de protegernos ante otras infecciones. Hasta el momento no existe cura para este virus. No solo es posible contraerlo por contacto sexual, también por transfusiones con sangre infectada. Los síntomas aparecen mucho tiempo después del contagio y se diagnostica con una prueba de sangre.

¡Cuídate!

Este video te puede gustar