Las ETS durante el embarazo, ¿es posible curarlas?

Cuando estás embarazada hay muchas cosas que tomas en consideración. Piensas en tu alimentación y en cuánto puedes o no moverte de acuerdo a tu estado de salud. Lo último que tomas en cuenta son las ETS durante el embarazo. Es algo que no deberíamos olvidar, pues de eso depende nuestra salud y la de nuestro bebé.

Pruebas a pacientes embarazadas

De ser posible, hazte las pruebas para detectar enfermedades de transmisión sexual desde que planees tener un bebé. También es importante realizarlas al acercarse el parto. Muchas veces pensamos que durante el embarazo no puede haber ETS, pero la realidad es otra. El embarazo no ofrece protección adicional. No hay que olvidar que muchas enfermedades no presentan síntomas. Tener una ETS durante el embarazo puede ser más grave de lo que imaginas, incluso mortal.

¿El bebé corre riesgo?

En algunos casos el daño puede notarse cuando el bebé nace. En otros, se descubre meses o años después. Debido a ello es importante hacer las pruebas pertinentes desde el comienzo del embarazo. Así puede ponerse a salvo la salud de la madre y del bebé. En cada embarazo que se tenga es necesario hacer los estudios clínicos correspondientes. De esta forma tendrás la seguridad de que todo está en orden.

ETS durante el embarazo

La clamidia, gonorrea, sífilis, tricomoniasis y vaginosis bacteriana pueden ser tratadas con ayuda de antibióticos. Por otra parte, el herpes genital, la hepatitis B y el VIH no tienen cura. En algunos casos puede suministrarse algún tratamiento que ayude a reducir el riesgo de transmisión para el bebé. La única forma de prevenir las ETS es no teniendo relaciones sexuales de ningún tipo. De lo contrario, lo recomendable es tener una relación monógama, con pruebas clínicas previas de la pareja para saber que su salud está bien. Los condones también son necesarios para prevenir situaciones indeseadas.

Este video te puede gustar