Las emociones debilitan tu organismo, ¡evítalo!

Las emociones son reacciones conductuales que todo ser humano experimenta según la información que reciba del mundo externo o interno. Todas ellas son un conjunto de señales que te impulsan a realizar cambios. Cuando son negativas, las emociones debilitan tu organismo. Su principal función es ayudarte a sobrevivir, pues te empujan a evitar o luchar contra algo nocivo.

El organismo funciona como un todo gracias a las emociones

Disney Pixar disney weekend pixar joy GIF

Las emociones se encargan de poner en alerta a tu cuerpo para que pueda funcionar como un todo. De esta manera respondes a los retos de la vida activando distintas respuestas cardiovasculares, neuroendocrinas y del sistema nervioso autónomo. Se envían señales electroquímicas por medio de los neurotransmisores, liberando hormonas en diferentes zonas del cerebro. Gracias a eso, se modifica tu estado cognitivo y la forma en que procesas la información.

Cambios corporales

 disney pixar inside out GIF

Cuando experimentas una emoción, existen diferentes cambios corporales. Ante las situaciones de peligro se activa la respuesta de huida. El corazón palpita rápidamente para bombear más sangre a todo el organismo. La respiración se acelera para que la oxigenación sea mayor, además de que las pupilas se dilatan para aumentar el campo visual. En caso de que la respuesta activada sea de lucha, tu cuerpo liberará sustancias que te ayudarán a coagular la sangre más fácilmente. Los músculos se tensan para entrar en acción.

Mapa corporal de las emociones

 disney pixar inside out GIF

Las zonas del cuerpo que se activan varían según el estado emocional que experimentas. La mayoría de las emociones básicas se asocian con sensaciones de alta actividad en la zona superior del pecho. Casi todas generan cambios en la zona de la cabeza (donde se notan expresiones faciales).

Las emociones debilitan tu cuerpo más de lo que crees. Cuando sientes ira, tu hígado se afecta; los pulmones se dañan con sentimientos de pena. La preocupación altera el estómago, y el estrés afecta al cerebro y al corazón. El miedo repercute en los riñones. En contraste con casi toda las emociones, la felicidad activa todo el cuerpo, dando una sensación de plenitud. Sin embargo, tanto en el amor como en el enojo, hay respuesta en las extremidades, pues estás lista para abrazar o golpear.

Este video te puede gustar