La mejor rutina si vas a empezar a hacer ejercicio en casa

Todas las mujeres sabemos que para tener buena salud necesitamos hacer ejercicio. Sin embargo, muchas mujeres cuando empiezan a ejercitarse se sienten desorientadas a la hora de escoger qué ejercicios realizar. Es una preocupación perfectamente válida pues tu cuerpo no está acostumbrado y el movimiento equivocado podría lastimarte. Por eso te recomendamos estos siete ejercicios fáciles que puedes realizar únicamente en casa con el peso de tu cuerpo. La idea es que los busques e incorpores en tu próxima rutina teniendo la seguridad de que no te lastimarás si sigues sus instrucciones.

Sentadillas

Tu posición inicial es con las piernas separadas a la misma altura que tus hombros. Ahora flexiona ambas rodillas, simulando sentarte sobre una silla. Ten cuidando con que tus rodillas no rebasen la altura de tus pies para no lastimarte. Tu espalda debe de estar completamente recta y tu abdomen contraído. Baja despacio e incorpórate nuevamente a la posición inicial. Además, deberás cuidar de no despegar los pies del piso, si no el movimiento no se marca bien.

Jumping Jacks

Este ejercicio de cardio es ideal para quienes empiezan a ejercitarse. Para subir tu ritmo cardíaco comienza a saltar abriendo y cerrando tus piernas. Acompaña el movimiento subiendo y bajando a tus brazos. Para que funcione bien, mantén el abdomen bien apretado al realizarlo.

Skipping

Otro ejercicio ideal para subir tu ritmo cardiaco es marchar con fuerza en tu lugar lo más rápido que puedas. No solo se trata de velocidad sino también de fuerza. Acompaña el movimiento apretando tu abdomen y moviendo tus brazos acorde.

Media flexión

Comienza por arrodillarte en tu tapete o en el suelo. Inclínate hacia adelante con los brazos ligeramente separados y sostén los pies en el aire. Ahora comienza a subir y bajar manteniendo tu espalda recta. Controla el movimiento y realízalo lentamente, no solo subas y bajes sin control.

Plancha

Colócate boca abajo en el piso y levanta tu cuerpo apoyándote en las puntas de tus pies y tus codos. La clave es mantener el abdomen apretado y el cuerpo completo en línea recta. Vas a sentir el ardor por todo tu cuerpo, ¡pero no desistas! Soporta todo lo que puedas y trata de aumentar los segundos que resistes cada día. ¡Cada segundo cuenta!

Crunches cruzados

Los crunches son un tipo de abdominales. Para quienes empiezan a ejercitarse, recomendamos buscar una modificación de los abdominales antes de entrar de lleno al movimiento. En el caso de los crunches cruzados trabajarás tu cintura así que son un excelente comienzo. Colócate boca arriba con las rodillas flexionadas al ancho de los hombros y lleva tus manos a tu cabeza. Haz un abdominal crunch levantando el cuello (sin jalarlo con las manos) y lleva la mano derecha a la rodilla izquierda. Ahora hazlo con la otra mano y la rodilla derecha.

El puente

Este ejercicio fortalece tus piernas y glúteos. Recostada boca arriba, coloca las plantas de tus pies con las rodillas flexionadas en el piso. Levanta la pelvis lentamente hasta conseguir un puente recto. Vuelve a bajar y sube muy lentamente, aprieta los glúteos cada vez que subas.

Este video te puede gustar