La copa menstrual: tu nueva mejor amiga

Toda la semana has tenido molestias: te sientes inflamada, te duele un poco el busto, el dolor de cintura no te deja dormir, y ver cómo un ciclista va por el carril de alta velocidad te hace llorar… Bueno, sabemos que tu querida menstruación está aquí. ¿Qué es lo primero que piensas cuando ves la mancha roja en tu ropa interior? Probablemente en que necesitas toallas sanitarias o tampones, ¿cierto? Pues te voy a dar razones para olvidarte de ellos y comenzar a usar la tan afamada copa menstrual.

Cuida tu salud

Las copa menstrual está hecha de silicón quirúrgico, material hipoalergénico que es suave con tu organismo, así que olvídate de traer químicos pegados a tu piel durante, por lo menos, tres días. Los tampones y toallas sanitarias comúnmente son tratados con blanqueadores y aromatizantes artificiales; es por ello que a veces tenemos sequedad o infecciones vaginales cuando estamos en nuestros días.

Es buena con el medio ambiente

¿Te has puesto a pensar a dónde van todos esos desechos plásticos que tiramos al basurero después de nuestra menstruación? Los materiales de los tampones y toallas sanitarias son, en su mayoría, compuestos que tardan muchísimos años en descomponerse. Aunque la copa menstrual también está hecha de un tipo de plástico, es un producto que puedes reutilizar, por lo que su impacto ambiental es menor.

Tu bolsillo estará feliz

Es verdad que la copa menstrual parece una gasto elevado en comparación con un paquete de toallas sanitarias, sin embargo, con el paso del tiempo notarás que este precio no se compara con la cantidad que gastarías comprando productos desechables cada mes.

Tú tienes la última palabra sobre tu periodo menstrual, sin embargo, quizá ahora consideres hacer un cambio al utilizar la copa menstrual y olvidarte de productos dañinos para ti y para el planeta.

Este video te puede gustar