Jóvenes que buscan ser infértiles antes de los 30

Hasta hace unos años, el sueño de muchos jóvenes era convertirse en padres. La realidad muestra un panorama completamente diferente. En la actualidad, los jóvenes buscan ser infértiles intencionadamente. Ya no quieren tener hijos para poder disfrutar del sexo sin preocupación alguna.

El orden va cambiando

La vida era diferente hace algún tiempo. Tenías que conseguir marido, salir de casa de tus padres, tener hijos y enfocarte en su crianza para luego verlos volar. Ahora es una decisión que puede variar respecto a los intereses y necesidades de cada uno. El Ministerio de Salud de Colombia realizó una Encuesta Nacional de Salud que puso al descubierto que las inyecciones, parches o implantes subdérmicos eran las opciones más buscadas por los jóvenes. Pocas eran las personas que recurrían a una decisión definitiva para no tener un embarazo. Lo alarmante, es que esas personas que toman la decisión de ser infértiles son jóvenes de 25 años o menos.

Presión social

La cantidad de jóvenes que van al médico buscando una operación que los haga infértiles ya es algo preocupante, al menos para los médicos. Muchos de ellos, no están dispuestos a participar en la infertilidad de otro ser humano. Se niegan a participar en esa operación, ¿su argumento? “Eres joven, ahorita quieres eso, pero qué tal si en unos años decides tener un hijo y ya no puedes. Aprovecha ahorita que eres joven, vive y ya luego tienes familia”. Durante el proceso en el que los jóvenes buscan ser infértiles, muchos tratarán de hacerlos cambiar de parecer. Charlas emotivas, obstáculos en los trámites son sólo algunas de las tácticas que usan para que te retractes de una decisión que ya tienes más que clara.

Mujer, 27 años

Este el testimonio de una chica que logró hacerse la operación alrededor de los 22 o 23 años. Desde los 15 años estaba segura de que no quería hijos y así se mantuvo hasta que logró su objetivo. El médico la miró desdeñosamente, y cuando ella logró que le hicieran la operación, comenta que los médicos la miraban con cara de lástima. Ellos comentaban que era muy joven y que en algún momento se iba a arrepentir. Ella logró su objetivo porque jamás dejó que comentarios de terceros influyeran en ella o en sus emociones. El procedimiento que le hicieron se denomina Pomeroy. Se realiza mediante anestesia general para hacer una pequeña incisión en el ombligo. Ella cree que si llegara a arrepentirse, sabe que la adopción es la opción indicada.

Hombre, 27 años

Él se hizo la operación a los 22 años y su situación fue muy diferente a la de la chica antes mencionada. Le pidieron ir a una consulta con un psicólogo, con el que tardó, si acaso, tres minutos. A él solo le preguntaron cuáles eran sus razones. “Ah, ok, listo”. Para la operación tuvo que esperar sólo dos semanas. En ésta, le pusieron anestesia local y la cirugía tardó 15 minutos. Luego de 3 meses, tuvo que ir a una consulta para verificar que en efecto ya no había producción de esperma. Él decidió operarse por comodidad, por contribuir con el ambiente y porque el Estado pagó su cirugía.

Como puedes ver, el peso de formar una familia siempre residirá en la mujer. A ella sí la critican, la juzgan e incluso hacen hasta lo imposible para que cambie de parecer en el proceso. Con los hombres, todo es sencillo y no hay crítica alguna. ¿Por qué las cosas tienen que ser así, cuando tanto ellos como nosotras somos libres de decidir qué hacer con nuestros cuerpos?

Este video te puede gustar