Inseminación artificial: ¿cómo se realiza?

Cuando llevas mucho tiempo intentando quedar embarazada de manera natural y no resulta, es normal que pienses que todo está perdido. Sin embargo, ¡te equivocas! Aún te queda la opción de la inseminación artificial. Este método puede ayudarte a ser en mamá en poco tiempo. Seguramente tienes un montón de preguntas, como por ejemplo: ¿de qué se trata?, ¿cómo se hace?, ¿cuál es el mejor momento para hacerlo?, entre otras. A continuación te daré una breve explicación de cómo se realiza la inseminación artificial.

¿Qué es la inseminación artificial?

La inseminación artificial consiste en introducir el esperma en el útero de la mujer para que ella quede embarazada. Hay dos tipos de inseminación, con el semen de la pareja o con el de un donante. Este procedimiento se realiza en una clínica y solo por un médico capacitado en dicho procedimiento.

Con el semen de tu pareja

El proceso de la inseminación artificial con el semen de tu pareja se realiza cuando él tiene problemas para eyacular o alteraciones en su semen que pueden remediarse con algún tratamiento. También se lleva a cabo si tienes irregularidades en tu ovulación.

¿En qué caso se recurre a un donante de semen?

Cuando la mujer no tiene pareja para quedar embarazada de forma natural entonces se utiliza semen de un donante. También es una opción cuando tu pareja es estéril pero ambos desean tener un bebé.

¿Cómo se realiza la inseminación artificial?

  • El primer paso es estimular el ovario con hormonas que están involucradas con el ciclo menstrual. Esto se hace desde el segundo día del periodo.
  • A través de una ecografía se controla el número de folículos, es decir, los posibles óvulos fecundables. Se calcula el mejor día para realizar la inseminación.
  • Mientras tanto, en el laboratorio se separan los mejores espermatozoides del semen.
  • Los espermatozoides obtenidos en el proceso anterior son depositados mediante una delgada cánula en la cavidad uterina. No necesitas anestesia porque el proceso no duele.
  • En dos semanas puedes hacerte una prueba de embarazo.

Si te interesa someterte este tratamiento acude con un especialista, quien te orientará y determinará si este proceso es adecuado para ti.

Este video te puede gustar