Infección por clamidia, un riesgo de infertilidad

Aún nos hace falta educación sexual de calidad y es que poco se nos habla acerca de las consecuencias de las infecciones. En este sentido, una simple bacteria puede dañar tu sistema reproductivo de la forma menos imaginada. Por ejemplo: ¿sabías que si no trata a tiempo la clamidia podría afectar y anular la fertilidad de una persona?

Clamidia, una infección silenciosa

La clamidia una enfermedad de transmisión sexual de naturaleza bacteriana. Desafortunadamente no se presentan síntomas que hagan posible su detección temprana. Sin embargo, algunas chicas presentan secreciones abundantes, dolor abdominal, dolor al ir al baño y sangrados leves. En este sentido la forma más sencilla de detectar esta enfermedad es mediante una prueba. Por tanto, es necesario que te mantengas en constantes revisiones desde que haz comenzado a tener vida sexual.

Las consecuencias se traducen en infertilidad

Entre las diversas consecuencias que implica no tratar esta enfermedad se encuentran: la infertilidad, inflamación pélvica, inclusive la infección podría pasar del útero hacia las trompas de Falopio. En cuanto a la inflamación pélvica, de no tratarse a tiempo, podría ser permanente. Otra complicación se presenta en las mujeres embarazadas, ya que podrían infectar al bebé. Por ello es tan importante que tanto tú como tu pareja se revisen constantemente.

Cómo tratarnos y prevenir las infecciones

El método más seguro tanto para evitar un embarazo no deseado como una ETS es la abstinencia. Sin embargo, también el uso del condón reduce el riesgo aunque debes recordar que incluso usando condón existe un riesgo de contraer alguna infección. En cuanto al tratamiento existen cuatro antibióticos que nos ayudan a eliminar esta bacteria. Se trata de la azitromicina, la cual elimina la bacteria en una sola dosis. Así mismo, la doxiciciclina puede eliminarla en un periodo de cinco a ocho días. Otros medicamentos, más lentos pero igual de efectivos, son la tetraciclina y la eritromicina.  Sin embargo, estos deben tomarse bajo la supervisión de tu ginecólogo.

Este video te puede gustar