El hambre no sólo es física, también puede ser emocional, descubre por qué

Todas experimentamos el hambre física día a día, pero hay momentos en los que también experimentamos hambre emocional. ¿Cómo saber que estás afectando tu vida por este tipo de sensaciones?

Diferencia entre hambre física y emocional

El hambre física es necesaria y forma parte de la naturaleza de los seres vivos. Es el hambre cotidiana que funciona de manera instintiva y nos permite ingerir lo necesario para estar vivas. Ayuda a regular el ambiente del organismo para que este realice sus funciones básica y mantener estable su condición saludable. El hambre emocional es un estado experimentado por todos los seres humanos en algún momento. Muchas veces se satisface mediante los famosos atracones o empachos previos o posteriores a las situaciones que generan estrés e inseguridad.

¿Cómo evitar tener atracones?

Lo indispensable es que sepas identificar qué tipo de hambre tienes. Recuerda que los atracones no te ayudan y después te harán sentir culpable por lo que has hecho. Sin embargo, es fácil poder dejar de hacerlo con unos sencillos pasos.

Sé consciente de lo que comes

El hambre física te hace elegir los alimentos que ingerirás de manera inmediata. Este tipo de estado se relaciona con la alimentación plena y consciente en cada momento. Cuando somos conscientes del momento en el que estamos podemos disfrutarlo de manera positiva y nuestro cuerpo lo sabe. Por el contrario, el hambre emocional te incita a elecciones automáticas de alimentos. En esos momentos estarás distraída de lo que comes, por lo que ingerirás cualquier cosa alimento.

No seas impulsiva en los momentos de conflicto emocional

Como mencioné antes, el hambre física es de origen natural debido a una necesidad física. El hambre emocional siempre está ligada a alteraciones y conflictos emocionales. No te dejes llevar por tus impulsos, trata de guardar la calma antes de comer sin hambre.

Para evitar este tipo de situaciones en tu vida, es recomendable que practiques yoga o meditación. De esa manera tu vida se mantendrá saludable, por lo que podrás gestionar tus emociones de manera positiva.

Este video te puede gustar