Hacerle o no la circuncisión a mi bebé

Algunos padres dudan de si es buena idea hacerle la circuncisión a su bebé varón. Este es un procedimiento habitual que se le practica a los bebés dentro de los dos primeros días de vida. Algunas religiones, como la judía, suele realizar una ceremonia especial para tal procedimiento a los ocho días de nacido el bebé. ¿Es buena idea realizarla? Ten en cuenta estas consideraciones.

¿Qué es la circuncisión?

 

Es un procedimiento en el que se extrae quirúrgicamente la piel que recubre la punta del pene, llamada prepucio. Durante la circuncisión se extrae el prepucio para dejar al descubierto la cabeza del pene. Esta intervención produce una leve hemorragia que no requiere de puntos de sutura. La herida sana por sí sola en un lapso de 7 a 10 días.

Lo que debes saber de la circuncisión

Este procedimiento se aplica a muchos varones recién nacidos, pero no es necesaria por motivos médicos. Aunque algunos estudios han demostrado que disminuye ciertos riesgos de salud, tampoco significa que sea riesgoso no practicarla. Los padres suelen tomar la decisión de circuncidar a sus bebé por motivos culturales, religiosos o personales.

  • Se puede circuncidar a un bebé sano desde el segundo día de su nacimiento. Sin embargo, la circuncisión se posterga en los bebés que presentan ciertas afecciones médicas. El pediatra deberá dictaminarlo.
  • Se les pedirá a los padres que firmen un consentimiento informado. Te recomiendo que le hagas todas las preguntas que quieras al respecto al doctor.
  • Dependiendo el hospital, los padres podrán o no estar presentes durante la circuncisión.
  • Los beneficios durante el primer año de vida son: evita infecciones urinarias, pues el pene se mantiene limpio y desinfectado. En varones no circuncidados se puede enseñar a limpiar correctamente debajo del prepucio una vez que se vuelva retráctil.
  • Algunos estudios demuestran que los hombres circuncidados corren un menor riesgo de desarrollar cáncer de pene y también de contraer VIH.

Este video te puede gustar