Hábitos que te ayudarán a prevenir el cáncer de mama

Hacer un cambio en tu vida para mantenerte saludable es solo cuestión de cambiar algunos hábitos. El cáncer de mama es cada vez más frecuente entre la población femenina, pero, por suerte, si se detecta a tiempo crecen la posibilidad de erradicarlo. Concientizar a las mujeres es de suma importancia para prevenir el cáncer de mama.

Existen algunos factores que influyen en el desarrollo del cáncer de seno que son imposibles de modificar tales como: los hereditarios, ambientales y hormonales. Afortunadamente hay muchos otros que solo dependen de nuestras las decisiones que tomamos día a día. De hecho, estos son los hábitos que debes adoptar para prevenir el cáncer de mama.

¡Aguas con el tabaco y el alcohol!

Dile “no” a los malos hábitos como el consumo de alcohol y tabaco. Ambos son factores de riesgo para muchas enfermedades; de hecho, el cigarro es de todas. Si no quieres eliminarlos por completo, al menos disminuye la cantidad en que los consumes. Siempre que sea con medida, nomás de una porción de alcohol al día y lo solo mejor vino tinto en lugar de licores o destilados. Finalmente, evita el cigarrillo todo lo que puedas. Si eliminas este hábito será más difícil que el cáncer de mama llegue a ti.

Lleva una dieta balanceada

Entre más alimentos de calidad consumas y menos alimentos procesados, tu cuerpo estará saludable. Además,  tu sistema inmune estará fortalecido, por lo que estará en condiciones de enfrentar cualquier mal. Si a ello le añades alimentos que tienen nutrientes que han combatido ciertos tipos de cáncer, estarás mejor equipada. Incluye en tu dieta fresas, cerezas, naranjas, nueces, brócoli, jitomate y aceite de oliva. Además, reduce el consumo de alimentos procesados, grasas trans y bebidas azucaradas. Sustituye estas por frutas y verduras que le hacen bien a tu cuerpo y te mantienen saludable.

Controla tu estrés

Andar haciendo corajes por todo todo el día es malo para tu salud. De hecho, es buena idea alivianar tu carga de estrés. No te preocupes de más por las cosas que no puedes controlar ni por lo que no tiene remedio. No resuelves nada. Deja que las cosas sigan su curso natural y fluyan a su ritmo. Relájate más, no puedes tener una vida saludable si no tienes cierto grado de paz interna.

Mantén un peso adecuado

La obesidad y el sobrepeso incrementan radicalmente los riesgos de padecer de cáncer de mama. Esto se debe a que el aumento de peso en la etapa tardía, como por ejemplo después de la menopausia altera las células grasas. El aumento de peso aumenta los niveles de estrógenos en forma peligrosa. Esto podría afectar el proceso que regula el crecimiento de las células cancerígenas.

Muévete

Hacer algo de ejercicio es una de las mejores formas de reducir el estrés, tener un peso saludable y una vida más sana. De hecho, varios estudios aseguran que las mujeres que tienen actividad física moderada, corren menos riesgo de contraer cáncer de seno. Lo ideal es realizar 150 minutos de actividad cardiovascular  a la semana. Se recomienda también varias sesiones de pesas para tener más fuerza muscular.

Prevenir el cáncer de mama solo depende de ti. Finalmente los hábitos que seguimos día con día son los que nos conducen a un mejor o peor futuro.

Este video te puede gustar