Hábitos de higiene que debes inculcarle a tus hijos, es por su bien

Si pensabas que no es necesario enseñar hábitos de higiene a los niños desde pequeños, te equivocas.  De hecho, desde temprana edad tu hijo necesita saber qué hábitos practicará en su vida adulta. Por tanto, es importante poner el ejemplo y proporcionarle las herramientas necesarias para que nuestros pequeños adopten una rutina de higiene saludable. Estos hábitos de higiene para tu hijo le transmitirán bienestar y seguridad toda su vida.

Higiene de la piel

La mejor forma de mantener limpia la piel del niño es a través del baño. Es recomendable que sea durante la noche antes de dormir y siempre a la misma hora. En cuanto a la frecuencia, debe ducharse tres o cuatro veces a la semana. Durante épocas de calor se recomienda el baño diario. Opta por un jabón neutro, así no se resecará su piel, la cual disminuye las defensas de este órgano.

Manos limpias

shutterstock_161543660

Las manos son un vehículo constante de transmisión de gérmenes y bacterias. Por tanto, es necesario lavarlas frecuentemente con agua y jabón, poniendo especial atención después de tocar animales, ir al baño y antes de manipular alimentos. En las uñas se puede acumular fácilmente la suciedad. Es recomendable mantener cortas las uñas; el corte debe ser redondeado en las uñas de manos y recto en las uñas de los pies. Enséñale a tu pequeño cómo hacerlo para que después lo haga solito.

Higiene bucal

shutterstock_76973209

Antes de los tres años no es conveniente usar pasta de dientes porque se la pueden comer. Se deben cepillar los dientes después de cada comida, poniendo especial atención al cepillado antes de irse a dormir. El cepillado debe hacerse con movimientos pequeños y circulares. Este hábito debe ser supervisado por un adulto hasta los siete años. Una buena higiene dental es básica para gozar de una vida plena y saludable.

Limpieza de los genitales

Es muy importante la correcta limpieza de los genitales. Se deben separar los pliegues tanto de la vulva como del pene para lavarlos correctamente. Los niños deben bajar la piel de prepucio y limpiar el glande. Las niñas deben limpiarse de adelante hace atrás para no arrastrar heces a su zona íntima. Evita usar desodorantes íntimos, pues pueden alterar el pH de esta zona tan sensible y exponerla a infecciones.

Higiene de oídos, ojos y nariz

shutterstock_443477188

Los oídos y las orejas se tienen que lavar diariamente con agua y jabón. Para evitar que entre agua al oído del niño, inclina su cabeza hacia el lado que estás limpiando. Al despertar, se deben lavar los ojos con agua para eliminar lagañas. Pon atención en la actitud de tu hijo cuando lee, escribe y mira algo lejano, podrías identificar si tiene alguna deficiencia visual. Para eliminar el exceso de mucosidad de las fosas nasales es necesario usar un pañuelo limpio e ir tapando alternadamente las fosas nasales, mientras el niño expulsa aire con fuerza. Los niños deben evitar tocarse la nariz con manos sucias, pues pueden producirse infecciones.

¿Tus hijos ya hace todo esto solitos?

Este video te puede gustar