Haber tenido hijos por cesárea no te hace menos mujer que a las demás mamás

Hace poco escuché a una mujer decir que las mujeres que tienen hijos por cesárea, no saben realmente de lo que se trata la maternidad porque no experimentaron los dolores de parto. Al escuchar eso, me sentí muy molesta, incluso indignada. Muchas mujeres piensan que las que recurrimos a la cesárea, lo hacemos por comodidad, para así no tener que pujar.

No lo hice por comodidad

Sí, yo tuve a mis hijos por medio de cesárea porque ambos venían sentados. Obviamente si yo quería pujar, no ayudaría a mi bebé a salir, sino que se iría incrutando hacia mis costillas. Yo no tenía la opción de elegir cuál era la mejor forma para que mis hijos nacieran. Sólo quería que lo hicieran de la mejor forma, sin poner sus vidas en riesgo. Si por mí hubiera sido, no hubiera dejado que cortaran mi cuerpo en varias capas.

Hubiera pujado una y otra vez

Si mis hijos hubieran estado acomodados en la forma correcta, hubiera pujado una y otra vez, recobrando el aliento, hasta sentir que mis bebés salían. Pero no pude hacerlo porque jamás saldrían. Créeme, de saber que cortarían varias capas de mi cuerpo, hubiera preferido pujar en vez de ser cortada. Las cesáreas son una cirugía peligrosa, en la que la madre puede morir desangrada y obviamente es algo que ninguna futura mamá desea.

Tuve hijos por cesárea

Así es, mis hijos nacieron por medio de una incisión que me hicieron en el vientre. Pero el hecho de haberme “ahorrado” todos los pujidos no quiere decir que mi labor sea menos valiosa que las de las madres que tuvieron parto natural. Yo también sentí dolor y además miedo. Miedo de quedar ahí en la mesa de operación, desangrada, sin conocer a mi bebé. Miedo de no recuperarme a tiempo para salir del hospital al mismo tiempo que mi bebé. Temor de que mi herida no cerrara bien y no pudiera cargar a mi bebé ni siquiera para alimentarlo.

Así que no juzgues el cómo nacieron mis hijos. Hice lo que estuvo en mis manos para que estuvieran bien y con eso me basta. Al igual que tú, los lleno de besos, de abrazos, les hago saber cuánto los amo. El no haber pujado no me hace menos madre que a ti, simplemente nuestras circunstancias fueron diferentes.

Este video te puede gustar