Guía básica para identificar si tienes una ETS

Muy pocas personas son conscientes de todas las ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual) que existen, lo cual no tiene nada de malo. No somos ginecólogas ni especialistas en el tema. Sin embargo, todas estamos expuestas a contagiarnos durante el sexo. Por ello es importante tener una guía de los síntomas más comunes y así identificar cuando algo nada mal en nuestro organismo.

Identifica las ETS más comunes

Identificar las infecciones de transmisión sexual te ayudará a conservar la calma cuando algo extraño le pase a tus genitales.  Aunque la mayoría se ven mal, no son tan graves como aparentan. De hecho, muchas de estas enfermedades se eliminan con una buena dosis de antibióticos. Pero no te confíes demasiado, también existen enfermedades sexuales que suelen traer consecuencias graves, como infertilidad, complicaciones en el embarazo e incluso la muerte. 

Revisa constantemente tu flujo vaginal

Muchas enfermedades sexuales no manifiesta síntomas. Por eso pon atención a tu secreción vaginal. Si el flujo es abundante y huele mal, ve al ginecólogo.

El sexo no duele, se disfruta

Otro aviso que nos da nuestro cuerpo de que hay algo mal con los genitales es el dolor. Si el sexo se ha convertido en una tortura, no es normal. Acude al ginecólogo, porque podrías tener clamidia u otra infección sexual.

Úlceras

Si has notado que en tus labios o alrededor de tu vagina hay úlceras o verrugas que antes no tenías, seguramente adquiriste una infección ocasionada por la falta de protección durante el sexo. No pierdas el tiempo lamentándote o buscando información en internet. Quizá sea herpes o peor aún: VPH.

Dolor al orinar

Muchas veces el dolor por orinar se deriva de la falta de hidratación. Los riñones trabajan de más y la vejiga hace un esfuerzo sobrenatural. Si tomas agua y los dolores al orinar disminuyen, seguramente era eso. Sin embargo, si los dolores persisten, podrías tener gonorrea. Una infección así durante el embarazo puede causarle graves problemas al bebé.

Gripe repentina

Si estabas muy sana y después de sostener sexo con tu crush te sientes con el cuerpo cortado, cansada y como si te fuera a dar gripe, pon atención. Quizá sea más que un ligero resfriado y tratarse de sífilis. No te asustes, se cura fácilmente con penicilina en dosis que el médico debe indicarte. Si no se atiende a tiempo podría causar la muerte.

¡Maldita comezón!

Si bien es cierto que la comezón en la vagina puede derivarse de un gran número de factores y ser algo muy inofensivo, también es verdad que podría tratarse de una enfermedad de transmisión sexual. Así que si además de este síntoma presentas otro de los ya antes mencionados, acude a revisión para descartar que se trate de hongos vaginales.

¡Cuídate!

Este video te puede gustar