Extraer leche materna y conservarla, ¡es posible!

Cuando tienes un bebé, una de las mayores preocupaciones es sobre si es posible extraer leche materna o no. Hay quienes creen que no es necesario, pero si la producción de leche que tienes te rebasa, puedes considerarlo una buena opción.

Leche materna

Es el mejor alimento que puede recibir un bebé. El cuerpo de la madre se encarga de aportar los nutrientes necesarios por medio de la leche, para el crecimiento del bebé. Debido a eso, si tu cuerpo produce más leche de la que ingiere tu bebé en cada toma, puedes aprovecharla para guardarla y usarla en otro momento.

Por qué extraer leche materna

Las razones por las que se toma esta decisión son varias. Por ejemplo: porque has vuelto al trabajo, porque vas a estar lejos de tu bebé por unos días o porque la producción es mucha. Guardar la leche puede ser útil, pero para que no pierda sus propiedades es importante seguir ciertos cuidados.

Cómo guardar la leche con apropiadamente

Lo primero que debes hacer es lavarte las manos con agua y jabón antes de extraer la leche. Necesitas tener a la mano el tiraleche limpio y un recipiente limpio también. Al momento de guardarla, coloca etiquetas en los recipientes para marcar qué cantidad tiene cada uno. También pon la fecha de extracción y congelación. Así, al momento de usarla debes empezar por la leche más antigua. De preferencia usa recipientes de plástico o vidrio.

  • Si es calostro, dura máximo un día a temperatura ambiente (21ºC – 32°C).
  • Leche materna: dura 1 día a 15°C, 10 horas a 19ºC – 22°C. Refrigerada: de 5 a 8 días de 0ºC a 4°C.
  • Leche congelada: guardada en el refrigerador durará 2 semanas. Si la guardas en un congelador comercial a – 19°C dura alrededor de 6 meses.

Cuando quieras usar la leche que has guardado, caliéntala a baño María. Luego de haberla calentado, no podrás usarla más de una vez.

Este video te puede gustar