Experiencias extrañas que han vivido los médicos, no sabrás si reír o llorar

Si has estado hospitalizada, seguramente te ha tocado ver situaciones fuera de lo común que con el tiempo se vuelven anécdotas memorables. Sin embargo, ¿alguna vez te has preguntado todo lo que podría contarte un médico? Seguramente mucho. Ellos atienden todo tipo de problemas y es muy probable que a lo largo de su profesión se hayan encontrado con varios casos insólitos. Los doctores atienden a todo tipo de pacientes y es de esperar que más de uno haga ciertas locuras. Bueno, no tienes que imaginarlo más, acá te presentamos algunas experiencias extrañas que han vivido los médicos.

Una mujer llevó a su hija al médico para que él hablara con ella

Algunas experiencias extrañas han sido resultado de la pena. Por ejemplo, una madre llevó a su hija a urgencias porque estaba sangrando. La adolescente no tenía ningún problema, simplemente había comenzado a reglar. El problema fue que la señora no quería explicarle a su hija lo que ocurría porque moría de vergüenza… Sí, ¡en pleno siglo XXI! Al final el médico habló con la jovencita y le explicó todo. Seguramente esa niña crecerá odiando a su madre por el trauma que le provocó.

Pensó que tenía alergia y tenía problemas con la bebida

Otro médico contó la hilarante experiencia que vivió cuando una adolescente llegó a consulta. La joven de 17 años, acompañada de su madre, pensó que tenía una alergia al alcohol. La chica le explicó al médico que las noches en las que bebía demasiado se levantaba con náuseas, sofocación y dolor de cabeza. Extrañado, el doctor le dijo a la chica que no tenía alergia, sino resaca y un probable problema de adicción.

El racismo sí es una enfermedad

Durante la crisis del ébola en Estados Unidos, un tipo llamó desde un estacionamiento diciendo que tenía todos los síntomas de la enfermedad. Los médicos no escatimaron en recursos. Siguieron todo el protocolo de sanidad, alertaron a los vecinos y pusieron al sujeto en cuarentena. Al final descubrieron que el tipo, algo racista, en realidad había tenido sexo con una mujer afroamericana. Ella no tenía ébola.

La alopecia no es cáncer

Los hombres detestan perder el cabello. Aunque no lo reconozcan, no soportan la idea. Sin embargo, un paciente fue más allá e hizo un drama épico por la simple pérdida de pelo. Notablemente alterado, el sujeto llegó a las sala de urgencias pidiendo que lo ayudaran. Pensaba que tenía cáncer porque se había tocado las cejas y se le habían caído algunos pelos, y porque llevaba días perdiendo el cabello. “No señor, usted está calvo, no tiene cáncer”.

¿Conoces más experiencias extrañas como estas?

Este video te puede gustar