Estoy perdiendo músculo o grasa: ¿cómo puedo saberlo?

¿Realmente estás haciendo lo correcto? ¿Qué tal si al ejercitarte estás perdiendo músculo en vez de grasa? A veces nos concentramos tanto en vernos delgadas que ignoramos nuestro bienestar. Definitivamente, la báscula no puede diferenciar si estás perdiendo músculo o grasa. No obstante, es importar reconocer si el cuerpo está desechando la grasa o disminuyendo el músculo, si no es que ambos. Existen pruebas así como ciertos signos que te ayudarán a reconocer si es uno u otro.

Ejercicio = aumento de peso

Si realizas alguna actividad  de resistencia y notas diferentes cambios en tu cuerpo y aumento de peso es porque estás haciendo ejercicios para que crezcan tus músculos. Tu cuerpo se mantiene fuerte, toma forma y firmeza cuando el músculo aumenta, es importante mantenerlos sanos. Claramente, si estás aumentando de peso y no haces ninguna actividad física se debe a una dieta y vida sedentaria.

Sométete a la prueba de composición corporal

La prueba de composición corporal es aquella que te dirá si estás perdiendo músculo o grasa. Ciertos gimnasios cuentan con dicha prueba. Te toman las medidas de ciertas áreas del cuerpo y después, con una fórmula matemática sacan las medidas de los pliegues cutáneos. También toman en consideración tu edad y sexo. El aumento de músculo indica que la grasa está bajando y si la grasa es la que aumenta lo que estás reduciendo es el músculo. Lo recomendable es hacer la prueba una mes al mes para saber con exactitud.

La ropa es un punto clave 

¡No te lo esperabas! La ropa es importante. Si esta te queda floja es porque estás ganando peso en el músculo. Este se vuelve firme y denso, por lo que la ropa queda holgada debido a que el músculo ocupada menos espacio, mientras que la grasa es voluminosa y hace que te apriete la ropa.

¿Qué te parece? ¡Cuéntanos cómo detectas cuando pierdes o ganas músculo!

Este video te puede gustar