Esto es lo que podría pasar si tu hijo tiene una cabeza grande

Tu bebé acaba de nacer y es lo más hermoso que hayas visto en este mundo. Pero como el amor no te hace ciega de verdad, te das cuenta de que su cabeza es ligeramente más grande de lo normal. Luego de los estudios para descartar alguna enfermedad por tener una cabeza grande, el médico te confirma que está sano y que el tamaño de su cabeza es una característica de su cuerpo, como ser moreno o tener muchísimo cabello. Si es tu caso, te tengo buenas noticias.

Comprende mejor su entorno

Según un estudio publicado en la revista especializada The Journal of Molecular Psychiatry, los niños con cabeza grande podrían ser más inteligentes que aquellos con una cabeza de tamaño promedio. A través de la investigación realizada a más de 100 mil bebés en Reino Unido, científicos de la Universidad de Edimburgo encontraron que la mayoría de los niños con esta característica tienden a comprender mejor su entorno y tienen más posibilidades de desarrollar su inteligencia al crecer. Lo anterior les permitiría contar con más oportunidades de encontrar mejores empleos.

Más que ser inteligentes

Una cabeza grande quizá sea solamente un reflejo genético de algún familiar que también haya tenido esta característica. Una cosa es segura, no se trata de alguna señal de capacidades diferentes o problemas de aprendizaje, al contrario. Un niño “cabezón” puede ser blanco de burlas y acoso escolar; pero es posible que tenga mayor facilidad para obtener un título universitario y puntuaciones más altas en pruebas de conocimientos verbales y numéricos.

Ayúdalo a desarrollar su potencial

Puedes apoyar a tu hijo, tenga cabeza grande o no, con juegos didácticos que ayuden a su cerebro a desarrollarse de mejor manera. De esta forma incrementas las posibilidades de que destaque en algunas áreas del conocimiento. ¡Ayúdalo a ser más inteligente!

Este video te puede gustar