Este es el ejercicio con el que trabajas todos tus músculos

Lo creas o no, existe un ejercicio con el que trabajas todos tus músculos. No obstante, muchos creen que solo sirve para moldear un área en especial. Por ello es necesario conocer sus beneficios e integrarlo en tus diferentes rutinas. ¿Quieres saber cuál es?

El ejercicio que necesitas en tu rutina es…

Se trata de los squats o sentadillas profundas, las clásicas para trabajar los glúteos. Sin embargo, está comprobado que es un ejercicio con el cual fortaleces varios músculos a la vez. Esa es la razón por la cual se le incluye en las rutinas de GAP. Con los squats trabajas los cuadríceps, los abductores, los femorales y las pantorillas. En cuanto a los glúteos, trabajas el músculo mayor, el medio y el interior. También son ideales para poner a prueba el equilibrio y la resistencia. Por todo lo anterior, es necesario que aprendas a realizar este ejercicio correctamente. De lo contrario podrías causarte alguna lesión en las articulaciones o los músculos.

Cómo hacer sentadillas correctamente

Muchas personas incluyen las sentadillas en su rutina, pero no las realizan correctamente. Fuerzan la espalda, no bajan lo suficiente o colocan las rodillas en una posición inadecuada. A continuación te diré cómo hacer correctamente este ejercicio. Primero ponte de pie con la espalda recta. Las rodillas deben estar separadas a la altura de los hombros. Después baja hasta flexionar tu rodilla en un ángulo de 90 grados. Procura que tus rodillas no señalen hacia los lados; de lo contrario podrías lastimar tus articulaciones.

Cómo incluirlo en tu rutina

Como este es el ejercicio que debes tener en tu rutina sí o sí, te diré la mejor forma de incluirlo. Cuando trabajas tanto las piernas como los glúteos puedes realizarlo tres veces por semana. Con solo 4 series de 15 repeticiones será suficiente. Si lo prefieres, haz el reto de 30 días de sentadillas para moldear la parte baja de tu cuerpo de manera sencilla y rápida. Es posible hacer este ejercicio con peso o sin peso. Si decides utilizar peso, acude con tu entrenador. Él te sugerirá el más adecuado y te enseñará a aumentarlo de forma gradual. Así evitarás lesiones.

¿Qué esperas? Es momento de que empieces a trabajar todos tus músculos.

Este video te puede gustar