Estás haciendo mucho ejercicio, pero no ves resultados

Solemos tener la creencia de que el ejercicio lo es todo. Cuando llevamos ya varias semanas ejercitándolos en el gym y nuestro cuerpo no experimenta ningún cambio es natural sentirnos desesperadas. ¿Por qué pasa esto? Si estás haciendo mucho ejercicio sin ver ningún resultado posiblemente estás haciendo algo mal.

El tiempo es tu enemigo

Hacer solo 30 minutos de ejercicio a diario no va a hacer un cambio en tu cuerpo. Si quieres una figura más torneada lo ideal es que entrenes más de 45 minutos. Con una hora al día los resultados serán  evidentes. No te desesperes, trata de un ajuste completo en tu estilo de vida. Recuerda que la constancia y disciplina son necesarias al realizar actividad física, de lo contrario será muy difícil que veas resultados. Procura pues, realizar mucho ejercicio a diario.

No lo haces con la suficiente intensidad

Ejercitarte una hora en el gym sin usar los aparatos de forma adecuada puede darte un mal resultado. No olvides que la intensidad con la que practiques tu rutina se ve reflejada en tu cambio físico. ¡Dale con todo, solo es una hora de tu vida al día! Si estás en el camino del cambio, date la oportunidad de comprometerte por completo. De nada sirve hacer mucho ejercicio si lo haces desganada o mal.

Todos tenemos una fisionomía diferente

Esta es la parte en la que la cruda verdad se vuelve evidente. No todos tenemos la capacidad de llegar a cierto grado de musculatura o delgadez. Hay tres tipos de cuerpo que determinan los resultados que puedes obtener al hacer ejercicio. Cuando busques inspiración es buena idea tener presente a personas que tengan tu mismo tipo de cuerpo. De otro modo, así te entrenes duramente y te esfuerces al máximo, el resultado no variará pues tu genética no te lo permite. Por otro lado, tampoco es recomendable recurrir a las inyecciones de sustancias y suplementos para ganarle a la predisposición genética. Estos son los tres tipos de cuerpo:

  • Ectomorfo: son las personas extremadamente delgadas. Lo tienen esas chicas que a pesar de que coman todo el día parecen no engordar ni un solo gramo. Aunque tienen muy poca fuerza.
  • Mesomorfo: son las personas con un cuerpo atlético, cuando empiezan a hacer ejercicio automáticamente el músculo empieza a crecer. Su metabolismo es regular y son más fuertes. Este es el tipo de cuerpo que tienen los atletas.
  • Endomorfo: personas con esta anatomía tienden a acumular un mayor porcentaje de grasita. Su metabolismo es más lento y tienen poca fuerza. Cuando una persona endomorfa se descuida, tiende a tener cuerpo de pera.

No estás ayudando a tu cuerpo

Si estás haciendo mucho ejercicio, pero no cuidas lo que comes, no verás resultados pronto. Entonces no vigilar la dieta puede ser tu error. Recuerda que al hacer ejercicio quemas calorías; sin embargo, si consumes más de las que necesita tu cuerpo, van a acumularse en forma de grasa. La proporción de factores para bajar de peso es 60% dieta 40% ejercicio. Una buena alimentación te llevará a lograr resultados más rápido.

Dale el mejor de tus esfuerzos al gym. No te desanimes, esto requiere constancia. Si quieres conocer otros tips para bajar de peso rápidamente no dejes de leernos.

Este video te puede gustar