Estar embarazada durante la pandemia

El coronavirus ha impactado nuestras vidas. Te cuento cómo ha sido estar embarazada durante la pandemia.

Al principio pensaba que era exageración de los medios y no me molestaba el encierro porque cuando nazca mi bebé, de todos modos estaré en cuarentena. Pero ya me llego el encierro y me siento triste por mi hijo. Tenemos un patio enorme pero no es lo mismo. Extraño llevarlo al parque y que juegue con sus amiguitos. Extraño llevarlo al centro comercial e ir por un helado. Y las compras de pánico también me afectaron (todavía no entiendo porque la escasez de papel higiénico). Durante semanas no encontraba toallitas ni pañales para mi hijo. Me entro el pánico porque son necesidades. ¡Me da coraje que la gente está acumulando toallitas húmedas! Pueden usar otros productos para limpiar su mugre teléfono o sus manos. Yo sí las necesito para mis hijos. 

Ver las noticias y entrar a las redes sociales hizo que me diera ansiedad

Aprecio a mis amigas pero a cada rato me mandaban artículos sobre mujeres embarazadas que tienen el virus. Estoy segura de que tenían buenas intenciones, pero no se dieron cuenta de que estaban afectando mi salud mental. Luego comenzaron los ataques de pánico.

Alterno viviendo ente Estados Unidos y México. Mi esposo pensaba regresara a los Estados Unidos unas semanas antes de que dé a luz porque su negocio requería que se quedara en México y su clientes no lo necesitaban en Estados Unidos hasta el verano. Pero cuando se reporto que algunos hospitales no permitían que entre un acompañante a la sala de parto y menos que la madre tenga visitas, me puse muy nerviosa. Sé que las mujeres han dado a luz solas. Muchas de mis primas han pasado por partos traumatizantes y solas. Y sí, somos fuertes y tenemos que confiar en las enfermeras y los médicos, pero para mí, es aterrador dar a luz sola.

Luego anunciaron que cerrarían las fronteras

¿Qué pasa si mi esposo no puede regresar a los Estados Unidos y tengo que dar a luz sola? Me dieron crisis de nervios y un día me despertó una llamada telefónica de mi esposo. Me estaba llamando desde el aeropuerto. Pensé que estaba bromeando y me molesté. 20 minutos después, mi papá fue al aeropuerto y sí, mi esposo estaba en casa. Después de dos días intensos de locura y mover cielo, mar y tierra, logró tomar un vuelo y sorprenderme. Mis ataques de pánico y ansiedad desaparecieron, pero luego me entro la paranoia.

Todos en mi casa estamos tomando precauciones, sin embargo, yo soy la que corre el mayor riesgo

¿Qué pasa si mi hijo, la bebe o yo nos infectamos? ¿Qué pasa si mis padres, con quienes vivo, se infectan? Mis hijos dependen de mí y las mamás no nos podemos enfermar. Y siempre he sido muy estricta con la limpieza pero ahora, me he convertido en Sheldon de la serie Big Bang Theory. 

Mis amigos me llaman seguido para ver cómo estamos y me hago la valiente, pero tengo días buenos y malos. El hospital donde daré a luz me ha asegurado que los departamentos de pediatría y maternidad están completamente separados de dónde están tratando a pacientes con covid-19. La cuarentena terminará y se abrirá la economía pero el virus no desaparecerá. Me preocupa proteger a mi familia y a mí bebe, una recién nacida quien será la más frágil.

Me siento mal por las embarazadas, especialmente las madres primerizas que no han tenido el embarazo que soñaron. Me siento mal por los papás que no pueden asistir a los ultrasonidos, los que tuvieron que cancelar sus baby showers y fotos de maternidad, y por los abuelos y familiares que no aun no pueden conocer al bebé en persona. Ha sido aterrador estar embarazada durante la pandemia sin saber cómo será el futuro o la nueva normalidad. Pero nuestros hijos serán la fuerza que necesitamos para seguir adelante.

Sigue leyendome aquí y en mis redes sociales
Sígueme en Ig Y Fb @LupitaMXLife

Este video te puede gustar