Esta es la forma en que cambian tus senos con el paso del tiempo :O

Sabemos que el físico es muy importante para todas y cada una de nosotras. Es por eso que debes cuidar cada centímetro de tu piel. Muchas veces te enfocas en cuidar el rostro, las manos o el cabello. Sin embargo, también hay otras partes que debes procurar. En cada etapa de tu vida cambian tus senos, conoce su evolución y cuídalas, también estarán contigo hasta el final.

¿Cómo cambian tus senos?

Es probable que en un principio no lo notes, pues el cambio no es tan evidente. Pasando cierta edad el cambio será más notorio. Descubre qué sucede en cada etapa y sorpréndete con todo lo que pasa en tu cuerpo. Sabrás por qué un día aumentas de talla y al día siguiente disminuye. Eso sí, cada cuerpo es único, pero todas pasamos por algo similar en cierto momento.

Pubertad, adolescencia y juventud

Entre los 8 y 13 años tu cuerpo experimenta cambios monumentales, pues aparecen tus bubis. El primer y más notorio cambio es que la areola se hace más grande, que en un principio puede parecer una simple hinchazón. Durante este tiempo comienzas a usar corpiños o bras sencillos para que los pezones no se noten por completo. Al llegar a los 18 años, las bubis terminan de desarrollarse. Sin embargo, esto no significa que tus pechos se queden de cierto tamaño. Los cambios hormonales o de peso pueden hacer variaciones. Pasada la pubertad y antes del embarazo los senos se desarrollan al máximo. La genética influirá mucho en la forma y tamaño que adopten.

Embarazo

Cuando decides embarazarte, tus bubis cambiarán de un modo espectacular. Los senos de una mujer embarazada se vuelven sensibles y enormes. El aumento de tamaño se da en el primer trimestre, pero seguirán creciendo durante todo el embarazo. La pigmentación de la areola y el pezón se puede oscurecer aún más. Sin embargo, después del embarazo vuelven a la normalidad.

Si NO amamantaste…

Tus bubis pueden regresar sin complicaciones a su tamaño normal, pero también puede ser que no vuelvan a ser las mismas. Algunas mujeres son una talla antes y después aumentan una más, pueden también ser más densas o su composición tiene más grasa.

Si amamantaste…

Si decides amamantar hay más cambios en tus senos, pues se llenarán de leche y su tamaño se incrementará. Se vuelven más densas y permanecerán así durante un buen tiempo.

Después de la lactancia

Tus senos serán menos densos pues ya no habrá leche. Además los tejidos serán más flácidos, pero no todos los cuerpos reaccionan igual. Algunas mujeres podrán recuperar la forma de sus pechos fácilmente, pero otras no.

Pre y postmenopausia

En caso de que no hayas tenido embarazos, los cambios se notarán a partir de los 40. Tus pechos serán pesados y la gravedad hará lo suyo. La flacidez es algo normal, aunque algunas mujeres la enfrentarán de modo más drástico. La elasticidad se perderá poco a poco, haciendo que sientas tus bubis más abajo. Después de la menopausia los niveles de estrógeno disminuyen. A partir de ese momento se deja de sentir sensibilidad en los senos y desaparece la regla. Sorprendentemente, puedes sentir que tus senos son más grandes, esto debido al exceso de peso, retención de líquidos o cambios hormonales.

Este video te puede gustar