Esta es la relación que tiene la bronquitis con tus emociones

En esta época del año se vuelve común ser víctimas de la bronquitis. Y es que el clima frío propicia las enfermedades respiratorias. Sin embargo, algunas personas piensan que la bronquitis tiene mucho más que ver con ciertos problemas emocionales que con una causa viral. Debemos recordar que cualquier emoción que no es dirigida de la forma correcta puede conducirnos a una enfermedad. Por ejemplo, enojarte con alguien de manera abrupta puede producirte diarrea. Es un hecho que tu cuerpo reacciona ante tus emociones. Por eso es preciso aprender a lidiar con ellas de la mejor manera.

Lo que representa la bronquitis de forma emocional

Los bronquios son los conductos por los que el aire entra en el cuerpo. Representan tu espacio vital, tu territorio personal. Los expertos dicen que cuando existe una dolencia en esta parte del cuerpo, es el reflejo de falta de ganas de vivir; o bien, la sensación de estar perdiendo el territorio en un ámbito familiar, amoroso o laboral. Es una especie de inseguridad al vivir que puede ser producida incluso por dudas en una relación amorosa. De hecho, se cree que los problemas en los bronquios tienen que ver directamente con la familia.

 

¿Qué hacer cuando tienes bronquitis?

Primero que nada hay que dejar en claro que aunque puede tener un background emocional, la bronquitis debe ser tratada por un médico. Sin embargo, analizar de forma emocional la bronquitis también es importante, ya que puede ser el resultado de varias situaciones conflictivas. Comienza por tomar conciencia del lazo que existe entre el malestar y tu estado anímico. Reconoce la situación que te está enojando o la que no deja de darte vuelta en la cabeza. Recuerda que esperar que las personas reaccionen de la forma que queremos, es posible casi siempre. Cambiar el punto de  vista de una o más personas es imposible y solo te llevará a la frustración.

Vive sin expectativas y cambia un poco

Encontrar la raíz emocional de una enfermedad puede ayudarte enormemente, ya que te dará la oportunidad de cambiar la forma en la que reaccionas a los mismos. Controlar tu estado anímico puede ser desafiante, pues obliga a darte cuenta del poco control que tienes sobre las situaciones y, sobre todo, de las personas alrededor. No esperar nada de nadie puede ser el mejor remedio para deshacerte de los males que te aquejan.

Después de todo, los seres humanos disfrutamos de libre albedrío.

Este video te puede gustar