Escuchar música a alto volumen es bueno para tu rutina

Una de las cosas que más disfrutamos al hacer ejercicio es escuchar nuestra música preferida. De hecho ya hay varias apps que te ayudan a formar las mejores listas para que ese momento sea realmente divertido. Incluso conoces otras opciones que vas agregando a tu lista o ya tienes una idea de cuántas canciones dura cada uno de tus entrenamientos. Lo que seguro no sabías, es que si tu música está a alto volumen, te ayudará aún más con tu entrenamiento. ¡Super! ¿No crees?

La música correcta hace maravillas

Existen varias investigaciones sobre el impacto de la música al hacer ejercicio. El Sunway University College de Malasia descubrió que ciertos tipos de música estimulan de forma positiva la materia gris y mejora la capacidad de concentración. Por su parte, la revista Frontiers in Psychology publicó un estudio en el que se comprobó que la música tiene un alto impacto en tu rendimiento a la hora de hacer ejercicio. No sólo se trata de tener la música correcta, sino que entre más volumen tenga ésta, ayuda a reducir el esfuerzo que tu cuerpo percibe durante el ejercicio. ¿Por qué es una buena noticia? Porque si la música tiene al menos 170 latidos por minuto, disfrutas más tu entrenamiento y aumentan los beneficios cardiovasculares.

Alto volumen o alto tempo

Escuchar música de alto tempo (ritmo) al hacer ejercicio mejora la frecuencia cardíaca y el esfuerzo que el cuerpo percibe es menor. Comparado con quienes no escuchan música. Cabe señalar que estos datos positivos, sólo son ventajosos para actividades de resistencia: caminar, correr, andar en bicicleta. Si se trata de ejercicios de alta intensidad: levantamiento de pesas o HIIT, no tienen el mismo impacto.

Ahora ya lo sabes, tener música de alto volumen podría ser muy bueno para complementar tu rutina. Si no tienes idea de qué música es la más funcional, te diré un pequeño secreto: el house o techno tienen 120 bpm. 

Este video te puede gustar