¿Embarazarme de nuevo?, tengo que esperar este tiempo…

El sueño de muchas mujeres es embarazarse y tener una linda familia en donde haya un niño o más. Un embarazo no debe tomarse a la ligera, pues implica mucho más que solo tener un vientre enorme por algunos meses. Cuando estuve embarazada me sentí la mujer más afortunada, porque no tuve ningún síntoma. A veces parecía que no estaba esperando un bebé, y la verdad la pasé muy cómoda. Sin embargo, todavía sin nacer mi hijo me preguntaban si tendría otro bebé. ¿Embarazarme de nuevo? Lo veía como una posibilidad, pero para entonces la respuesta no era del todo clara.

Enfócate en el presente

Después de escuchar preguntas de esa índole me sentí un poco abrumada. Todavía no nacía mi bebé y ya me estaban preguntando si tendría otro. Para evitar estresarme en esos días opté por ignorar esos comentarios y enfocarme en lo que tenía que hacer. La verdad mi embarazo fue muy tranquilo hasta que me dijeron que tenían que programarme para una cesárea. Fue en ese momento cuando me cayó el veinte de lo que pasaría realmente si tenían que abrirme. No es lo mismo que tengas a tu hijo por parto natural a que tengan que abrir varias capas de tu cuerpo para sacar al bebé.

¡Esperen!, dejen que asimile todo

Con la noticia de la cesárea comencé a angustiarme un poco. No quería que me abrieran, porque además sabía que la recuperación llevaría más tiempo del esperado. También estaba consciente de que pensar en todo eso de manera anticipada no resolvería nada y solo nos afectaría a mí y al bebé. Dejé que pasaran las semanas y al final decidí mentalizarme en que me iban a abrir. Ese día la estancia en el quirófano fue eterna. Sin embargo, cuando tuve a mi hijo en mis brazos supe que cualquier espera y dolor valían la pena.

Momento de disfrutar

Ya con mi bebé en brazos, disfruté de cada momento. Obviamente lo hacía de acuerdo a mis posibilidades, pues con la enorme herida no podía hacer algunas cosas. Para empezar, había momentos en los que no podía cargar a mi bebé. Tenía que estar en constante movimiento para evitar problemas en la herida. Lo más doloroso fue cuando me retiraron los puntos, pero de ahí en fuera, traté de que todo marchara con normalidad. Cuando empecé a recibir visitas no faltó quien cuestionara para cuándo otro bebé. La verdad es que en ese momento la última pregunta que pasaba por mi mente era la de: “¿embarazarme de nuevo?”.

¿Embarazarme de nuevo?

Después de la cesárea, fui a mis chequeos para asegurarme de que no había problemas con mi cuerpo. Mi ginecóloga me explicó lo que pasaba en mi organismo y me dijo en cuánto tiempo podía volver a embarazarme. Me comentó que en el caso de los partos naturales, la espera debe ser de dos años, aproximadamente. En cuanto a las cesáreas, la espera es del doble de tiempo, pues se ha alterado toda la capa que protegería a un nuevo bebé. Parece mucho tiempo de espera, pero es lo ideal para que una como mamá pueda recuperarse física, emocional y mentalmente. Incluso, la Federación Mexicana de Colegios de Obstetricia y Ginecología sugiere que se debe esperar de 18 a 23 meses entre un embarazo y otro.

¡Cuidado!

Entre los riesgos más comunes después de un parto por cesárea están la anemia materna, las hemorragias y el desgarre del útero. En el siguiente embarazo puede haber desprendimiento de placenta, parto prematuro o un bebé bajo de peso. Incluso, la salud mental se ve alterada. Es mejor dejar pasar el tiempo adecuado para planificar una nueva vida en todos los aspectos. Tener un segundo bebé sin planeación puede generar conflictos respecto a los gastos o acceso a los servicios.

Con todo lo que la ginecóloga me explicó, decidí enfocarme en disfrutar a mi hijo. Nadie puede presionarme a tener un segundo bebé si no es mi anhelo o decisión. Finalmente, la que va a sufrir en todos los aspectos soy yo, nadie más.


Este video te puede gustar