El error que estás cometiendo en tu clase de cycling

Algo que quizás te enseñan solo en la primera clase y nunca más vuelves a aplicar es lo que te causa problemas el resto de la clase. Me refiero a acomodar tu bicicleta y alinear tu cuerpo con ella.

Agarrar el manillar como si la vida se te fuese en ello no es lo mejor

Es cierto las primeras veces que yo entre al un SoulCycle agarraba el manillar, sobre todo en los intervalos difíciles cuando tenía que aumentar tanto la resistencia como la velocidad. Ahora bien si te concentras en agarrar el manillar, no sabes que tu cuello, muñecas y espalda baja corren un mayor riesgo de lesión. Aquí estoy años después , cuando me di cuenta de mi error. Agarrar el manillar con demasiada fuerza es el error más común que cometen los ciclistas. Pero no agarrarlo es el menor de tus problemas. antes tienes que asegurarte de tener la bicicleta en las medidas adecuadas. Para la seguridad de las rodillas y la espalda, puede usar tu cuerpo como una vara de medir. Algunas buenas reglas a seguir para una configuración adecuada:

  • Alinea tu asiento aproximadamente a la misma altura que la parte superior de tu hueso de cadera.
  • Ajusta el manillar para que tenga la misma altura que tu asiento.
  • Dobla el codo a 90 y extiende la muñeca recta. La distancia desde el codo hasta las yemas de los dedos debe coincidir con el espacio entre el asiento y el manillar, así que mueve uno o ambos hacia atrás o hacia adelante para que coincida con esa longitud.

Bicicleta crossfit, la última tendencia en entrenamiento; ¿te animas?

Ahora hablemos de la alineación de tu cuerpo.

aprieta el abdomen, tira los omóplatos hacia abajo y hacia atrás para mantener el pecho abierto. Tus manos deben tocar suavemente el manubrio, incluso si estas fuera de la silla. Tus piernas empujan y tiran de los pedales. Empuja con el talón, no con la punta da los pies. Ahora bien concéntrate en mantener tu peso en la mitad posterior de tu cuerpo para evitar aún más el agarre.

Ejercicios para mejorar tu vista

Este video te puede gustar