Ejercicios que puedes hacer mientras ves televisión

Una de las razones por las que algunas personas dejan el ejercicio es porque no es entretenido. Literalmente, están viendo a una cosa específica mientras se ejercitan. Por ejemplo, hay personas que necesitan escuchar música para estudiar porque se concentran mejor. Mientras que otras tienen que estar en completo silencio para concentrarse. ¿Me explico? Así sucede con el ejercicio, un grupo de personas querrá mucha concentración, mientras otras quieren entretenimiento para concentrarse. Una buena manera de hacerlo es mientras ves televisión, pero ¿qué ejercicios puedes hacer mientras miras la pantalla?

Levantar pesas

También puedes hacerlo con dos botellas de agua de un litro en caso de que no tengas pesas. Mientras ves televisión, siéntate en una silla o sofá y levanta las pesas o las botellas como se ve en la imagen. Este ejercicio es buenísimo para tonificar los músculos de tus brazos y así evitar la flacidez. Una vez que te acostumbres al ejercicio puedes hacerlo con más peso o reemplazar las botellas de agua por una de dos litros para cada mano. Haz 15 con cada brazo.

Sentadillas

Lo mejor de las sentadillas es que puedes hacerlas desde la pared, con una silla o simplemente de pie. Así que puedes elegir la opción que más te acomode mientras estás viendo la televisión. Comienza por una serie de 15 repeticiones y conforme se te facilite aumenta las series. Un excelente ejercicio para trabajar las piernas y glúteos.

Abdominales

En algunas películas he visto escenas de una persona haciendo abdominales frente a la televisión ¿tú no? Bueno, es porque las abdominales son una buena opción para ejercitarte mientras te entretienes con tu programa favorito. El objetivo de este ejercicio es tonificar el abdomen y quemar grasa en la zona. Acuéstate boca arriba, flexiona tus rodillas, coloca tus manos atrás de tu cabeza y eleva la espalda. Si eres una experta del ejercicio entonces sabes que hay diferentes maneras de hacer una abdominal. Comienza por 15 movimientos.

Flexiones

Primero debes acostarte boca abajo y posteriormente colocar tus manos en el suelo a la altura de los hombros, ligeramente más abiertos. Mantén tu cuerpo erguido y levántalo mientras vas enderezando los brazos. Procura no inclinar el tronco hacia atrás y apoyar tu cuerpo solo en tus manos y los dedos de los pies. Baja el cuerpo doblando los brazos de regreso a la posición inicial, después repite ambos pasos. Haz una serie de 15 repeticiones.

Este video te puede gustar