Drunkorexia: el nuevo trastorno alimenticio con alcohol

La drunkorexia, también conocida como ebriorexia, es el nuevo trastorno alimenticio que está popularizándose entre los jóvenes. Este problema es un conjunto entre la anorexia y el alcoholismo. La drunkorexia se basa en dejar de comer y solo tomar bebidas alcohólicas. De esta manera tienen unas cuantas calorías y los efectos del alcohol no hace que sientas hambre.

Cómo es la drunkorexia

La ebriorexia o drunkorexia, por su nombre en inglés, es una enfermedad que conjuga varias conductas como la bulimia, la anorexia y el alcoholismo. Este trastorno consiste en dejar de comer para compensar las calorías obtenidas luego del consumo de alcohol. La ebriorexia es más frecuente en las mujeres que en los hombres. Además suele darse en personas entre los 18 y 30 años.

Además del abuso de bebidas alcohólicas, la ebriorexia se conjuga con otras conductas dañinas como provocarse el vómito. De allí que se afirme que la ebriorexia es una extraña mezcla entre anorexia, bulimia y adicción al alcohol. Se trata de un trastorno psicológico grave, que para su tratamiento requiere los esfuerzos de terapeutas y nutricionistas. Las personas con este trastorno corren gran peligro, ya que puede llevar a que cuerpo y órganos colapsen provocando la muerte.

Los síntomas del trastorno

  • Consumo de alcohol desmedido y generalmente a escondidas.
  • Hinchazón de la cara y deterioro físico. Esto es un efecto de la inducción del vómito.
  • Características específicas de la bulimia y anorexia. Las personas que padecen de drunkorexia no suelen consumir alimentos delante de las personas, tienen una autoimagen desvalorizada temor al aumento de peso.
  • Pérdida de cabello y problemas dentales. Debido a la ausencia de vitaminas y a la incitación del vómito.
  • Debilidad corporal y mal aspecto de la piel. También debido a la mala alimentación.
  • Conductas de aislamiento social y agresividad.

Tratamiento de la ebriorexia

En el caso de ebriorexia, al igual que en cualquier conducta adictiva, es muy importante seguir un tratamiento centrado en la modificación de la conducta y del control de los impulsos. Para tratar de forma conjunta el trastorno alimenticio y la adicción al alcohol se necesita la colaboración de especialistas, como psicólogos y expertos en nutrición. Habrá que controlar la ansiedad, los conflictos interpersonales y revisar el estilo de vida del paciente. Además atender los daños causados a órganos como el estómago e hígado, entre otros.

Este video te puede gustar