Dolor de busto en tus días: ¿cómo librarte de la incomodidad?

Como si no fueran suficientes todos los cambios que sufre nuestro cuerpo cuando estamos en nuestros días, también tenemos que lidiar con el dolor de busto. ¡Es demasiado! Cuando menstruamos, los niveles hormonales aumentan y eso provoca que nuestros senos estén más sensibles que nunca. Por eso nos duelen hasta con el roce de una pluma. La intensidad del dolor depende de cada mujer, pero mientras, aquí te damos algunos remedios para librarte de la incomodidad. ¡Qué el dolor de senos no te detenga nunca más!

Cuidar la dieta

¿Qué? ¿Aquí también vamos a hablar de dietas? Sí, bueno o malo, llevar una alimentación balanceada no solo es benéfico para tener cuerpazo, si no para que este funcione perfectamente. Tu cuerpo es una máquina que requiere de la gasolina adecuada para seguir funcionando; de lo contrario, se oxida. Evita el consumo de café y dulces, especialmente chocolates, ya que estos propician la inflamación de los senos. Ya sé, el chocolate es lo primero que se antoja cuando tenemos el periodo, pero puedes sustituirlo por algún snack sano con nueces por ejemplo.

Bolsas de hielo

Puedes colocar cubos de hielo en bolsas de plástico o envolverlos en paños y colocarlos sobre los senos. Hazlo por 10 minutos, repite varias veces al día o cada vez que lo necesites. También sirven las compresas de agua fría, el punto es que el frío ayuda a aliviar la hinchazón. Sentirás escalofríos al principio, pero valdrá la pena ya que se te haya quitado el dolor de senos.

Hojas de col

La col es un antiinflamatorio natural. Toma una hoja de col limpia (es suficientemente grande) y aplícala unos minutos sobre los senos dejando que actúen. Otra opción es machacarlas hasta formar una masa, luego aplícala en las zonas que te duelan. Puedes cubrirte con una venda para evitar que caigan. Recuéstate y aprovecha para darte un momento para ti. 

Este video te puede gustar