Diabetes: no es un pretexto para que no hagas ejercicio

Muchas mujeres se asustan cuando les diagnostican diabetes, pues sienten que su vida dejará de ser la misma. Otras se deprimen y pensamientos relacionados con la muerte las invaden. Sin embargo, esta enfermedad debe verse como una llamada de atención que el cuerpo nos está haciendo. Por ello es mejor tomar otra actitud y cambiar nuestros hábitos. No solo los alimenticios, también hay que incluir el deporte en nuestras vidas. De hecho, parte del tratamiento para controlar los síntomas de esta enfermedad es la actividad física. Hacer ejercicio reduce los niveles de glucosa en la sangre y mejora el ritmo cardiaco.

Tener diabetes no debe ser una limitante para activarte

Contrario a lo que crees, ser diabética no te imposibilita para hacer ejercicio. En gran medida esta enfermedad se debe al sobrepeso ocasionado por las altas dosis de azúcar y carbohidratos. El ejercicio ayuda a quemar calorías pero también a que el cuerpo sea más sensible a la insulina. Es bien sabido que la actividad física regular disminuye los niveles de colesterol malo y triglicéridos. Además, aumenta los niveles de colesterol bueno, mismo que funciona para proteger las arterias y la vitalidad del corazón.

El ejercicio mejora tu vida y cambia tu salud

Gracias a la actividad física bajas de peso y con ello mejora el control de la glucosa en la sangre. De hecho, si consideraras hacer ejercicio de por vida, con el tiempo podrías dejar de necesitar insulina o usar menos. Por otro lado, te ayuda a liberar endorfinas. Es decir, si estás deprimida porque te diagnosticaron diabetes, activarte te ayudará a sentirte más feliz. Si tu estado de ánimo mejora, es muy probable que tu sistema inmune se fortalezca y asimiles más fácil el tratamiento.

Te ves mejor porque te sientes mejor

Otra razón por la que deberías hacer ejercicio si eres una persona diabética, es porque te verás mejor. Nadie sabrá que estás enferma porque no te sentirás así. Al contrario, tu aspecto será el de una persona rozagante en salud.

Antes de iniciar cualquier rutina, consulta a tu médico para que te confirme que es la ideal para ti.

Este video te puede gustar