Derrame ocular, por qué sucede y cómo evitarlo

Te levantas, es una hermosa mañana y te preparas para arreglarte, te ves en el espejo y allí está: ¡un horrible derrame ocular! No sabes por qué tuvo que pasarte ese día. Bueno, ni siquiera conoces la causa ni cómo quitarlo. La única certeza es que estará contigo al menos durante una semana. Tal vez deberías prestarle más atención a este padecimiento, pues revela ciertas cosas acerca de tu estado de salud.

Qué es un derrame ocular

En ocasiones se nos olvida que los ojos son muy sensibles, tanto así que la simple presencia de la contaminación o el polvo puede irritarlos. Las molestias van desde la picazón y lagrimeos hasta un derrame ocular, siendo éste uno de los más aparatosos. Este es resultado de la ruptura de los vasos sanguíneos en las conjuntivas. Esta puede ser provocada por lo siguiente:

  • Aumento en la presión sanguínea.
  • Golpes fuertes o leves en el ojo.
  • Ingerir medicamentos que propicien la coagulación sanguínea.
  • Cáncer de ojo.
  • Anemia.
  • Malformaciones.

Por ello, si presentas derrames oculares con frecuencia, debes ir con tu doctor para descartar alguno de los padecimientos antes mencionados.

Cómo combatir el derrame ocular

Una vez que tienes el derrame ocular hay pocas cosas que hacer. El colo rojo y la hinchazón disminuirán con el pasar de los días. Sin embargo, es muy importante que trates de relajarte. Solo de esa manera la presión ocular disminuirá haciendo el proceso de desinflamación un poco más rápido. Por nada del mundo te talles los ojos, mucho menos intentes aplicarte gotas para la resequedad. En ese momento tu sistema está muy sensible, por tanto, tendría el efecto contrario al que esperas. En cuanto pase la hemorragia es recomendable que acudas con tu médico para que revise tu presión arterial y descartes cualquier problema.

¿Te ha pasado?

Este video te puede gustar