Dejar de comer frutas cuando estás a dieta o no: ¿qué es mejor?

A veces sentimos que estar a dieta es todo un martirio, pues nos prohíben los alimentos que más nos gustan. Sin embargo, el infierno no termina allí, pues nosotras mismas nos restringimos de todo. Por ejemplo, no sabemos si realmente debemos dejar de comer frutas durante nuestra dieta. Sabemos que son saludables, pero no sabemos cómo comerlas de forma adecuada. Bueno, la verdad es que…

Tu dieta debe ser diseñada por un nutricionista

Antes que nada, es muy importante que acudas tanto con tu nutricionista como con tu entrenador del gimnasio antes de empezar una dieta. De esta forma tendrás las indicaciones de personas que saben cuáles son las mejores opciones para ti. En este sentido, lo peor que puedes hacer es seguir una dietas milagro o sin sustentos médico.

Las dietas se basan en la sustitución de alimentos

Cuando algunas mujeres escuchan la palabra dieta, piensan que deben dejar de comer. Este es uno de los peores errores. La dieta no se trata de dejar todos los alimentos a un lado. Se trata de diversificar las fuentes de energía y suplir los alimentos que no son adecuados para tu estilo de vida y necesidades nutrimentales. Por eso, es necesario que agregues diversas frutas y verduras que te aporten una gran cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes para que tu cuerpo trabaje de manera adecuada. Al hacerlo, verás que tu organismo se regula e incluso te resulta más fácil bajar de peso.

No debes dejar de comer frutas

Por  si aún tenías la duda: no debes dejar de comer frutas, pero sí regular su consumo. En este sentido los frutos rojos como la manzana, los arándanos, fresas, frambuesas, sandía y cerezas nos ayudan mucho porque nos aportan antioxidantes. Además, los frutos secos nos aportan proteínas que nos ayudan a tonificar y mantener firmes y saludables nuestros músculos. No obstante, no podemos consumir más de una pieza de fruta al día (o lo que nutricionista considere adecuado) o podríamos aumentar los niveles de glucosa.

Este video te puede gustar