Decidí ponerme a dieta y así fue como logré mi objetivo

Debo reconocer que he intentado hacer dieta varias veces y en todas esas ocasiones he fracasado. Recuerdo que siempre inicio con toda la actitud, pero conforme van pasando los días, la decidia me invade. Entre el trabajo, el cansancio, los antojos y todo, se complica aún más esa decisión. Sin embargo, esta vez decidí hacerlo sí o sí, porque sé que es algo bueno para mí, nada más. Aunque me está costando un poco, te contaré que ya llevo dos meses, así que ya voy mejor que en todas las ocasiones anteriores. Esto fue lo que hice.

Acude con el experto

La primera  recomendación es que acudas con un nutricionista. Él es un experto que podrá crear un plan alimenticio para ti basado tanto en tus necesidades como en tus objetivos. En este sentido, lo peor que puedes hacer es empezar una dieta milagro que viste en internet. Recuerda que hacerlo puede ser peligroso pues cada organismo reacciona diferente. Mejor no te arriesgues y acude con un experto.

Es mejor iniciar en lunes

Es bueno dejar claro que una buena alimentación no sólo es un hábito, se trata de un estilo de vida. Sin embargo, para desarrollarlo tenemos que hacerlo diariamente. En este sentido lo mejor es iniciar tu dieta el lunes pues durante toda la semana seguirás tu regimen alimenticio. Además, cuando inicias a mitad de semana es más fácil aburrirte y abandonarlo, pues puedes creer que no lo estás haciendo correctamente

La dieta no hace milagros sola

Probablemente al realizar tu dieta al pie de la letra, bajes de peso considerablemente. No obstante, si quieres una figura torneada y linda, necesitas hacer ejercicio. De esa forma tu cuerpo trabajará de forma adecuada y tu estado de ánimo mejorará considerablemente.

Sólo compra lo que necesitas

A veces sucede que vamos al supermercado y compramos alimentos de más. Cuando llegas a casa te das cuenta de que compraste muchísima comida chatarra.  Tarde o temprano la comerás y adiós a tu dieta. Por eso, crea una lista basada en los menús y compra sólo lo necesario. Otro tip es llevar el dinero justo, así no podrás comprar pecadillos.

 Opta por snacks saludables

A veces se nos antojan miles de cosas y comemos algunos dulces. No obstante, de uno en uno ya nos comimos cincuenta y la dieta, bien gracias. Por eso es mejor comer snacks saludables, como una  fruta o frutos secos en una bolsita.

No comas en la calle

El último tip que puedo darte es que siempre prepares tu comida. De esa forma tú cuidas la cantidad de calorías que tienen tus platillos.También, así evitarás comer en la calle o recurrir a la comida chatarra o rápida.

Este video te puede gustar