¿Por qué debes quitarte los lentes de contacto antes de dormir?

Parece un hábito inofensivo, sobre todo entre las personas que los usan. Sin embargo, dormir con tus lentes de contacto es sumamente perjudicial para tus ojos y tú ¡ni en cuenta! A la larga, esta costumbre podría causarte lesiones delicadas, como llagas en las córneas. ¿Te imaginas? Para que cobres conciencia te compartimos algunas razones de por qué debes retirarte tus lentes de contacto antes de dormir.

Falta de oxígeno en la córnea

Así como las demás partes de tu cuerpo, tus ojos también necesitan oxígeno para funcionar. Como la córnea no tiene su propio flujo de sangre, necesita tomar el oxígeno de las lágrimas y del aire. Al tener puestos los lentes de contacto con los párpados cerrados por más de cuatro horas, el oxígeno no llega. En esas circunstancias, la córnea podría sufrir una hipoxia ocular. Esto quiere decir que empieza a asfixiarse y si persiste por mucho más tiempo puede convertirse en un riesgo para tu salud visual.

Úlceras en la córnea

¿Te imaginas tener llagas abiertas en tu córnea? ¡Tan solo pensarlo se siente horrible! Y esto puede pasar si tienes la mala costumbre de dormir con tus lentes de contacto puestos. Aunque no lo creas, pueden dañar tus  córneas de muchísimas formas si no son desinfectados ni se cambian regularmente. Por ejemplo, si rasguñas la superficie de la córnea esta queda abierta y partículas microscópicas quedan atrapadas en ella dando lugar a una infección. También las bacterias pueden entrar en tus córneas después de colocar o cambiar tus lentes de contacto sin limpiarlos previamente. Se han presentado casos severos de infecciones en la córnea que requieren un transplante de esta usando tejido donado.

Parásitos

Usar tus lentes de contacto sin jamás quitártelos o definitivamente no cambiarlos después de un tiempo es sumamente peligroso. ¿Cómo lo sabemos? Lamentablemente Lian Kao, una estudiante de Taiwan, sufrió de mala manera las consecuencias. Después de usar sus lentes de contacto durante todo un año se le generó una infección ocular llamada queratitis por acanthamoeba que afecta severamente el ojo, la piel y el sistema nervioso central.

Ceguera

Por último, este es peor de los daños que te puede suceder, la ceguera. Es provocada por la queratitis, una infección muy grave en la córnea causada por virus, hongos, bacterias o parasitos que al no ser tratada puede disminuir tu visión hasta el punto de quedarte casi ciega.

Este video te puede gustar