Cuídate de la hiperémesis gravídica

Existen diversas enfermedades que pueden presentarse a lo largo del embarazo. Por ello es necesario que te mantengas en constante revisión antes, durante y después del mismo. De lo contrario podrías sufrir hiperémesis gravídica una condición que pondría en riesgo tu salud y la de tu bebé. Cuídate y conoce más acerca de esta alteración.

Cuídate de la hiperémesis gravídica

Durante los primeros meses del embarazo es común experimentar náuseas, vómitos y mareos por las mañanas. Esto hasta cierto punto es normal. Sin embargo, si se presentan los siguientes síntomas, podría ser que tanto tú como tu bebé estén en peligro.

  • Pérdida de peso constante.
  • Vómitos demasiado intensos.
  • Mareos y sensación de desequilibrio constantes.
  • Deshidratación.
  • Falta de apetito.
  • Náuseas.

Cuáles son los riesgos que implica

Uno de los riesgos más inmediatos es la pérdida de peso excesiva que terminaría afectando al bebé. Así mismo, la escasa alimentación podría generarte desnutrición, lo cual, también afectaría al bebé. Por el vómito constante tu esófago podría sangrar o infectarse. Otra consecuencia de la hiperémesis gravídica es una ligera depresión, que si no se cuida podría empeorar. Por eso es recomendable mantenerse en contacto con el doctor. Solo de esa forma podrás asegurarte de que todo anda bien. De lo contrario, él podrá darte el tratamiento adecuado y menos riesgoso.

Algunos tratamientos

En algunos casos los doctores te administrarán medicamentos para controlar las náuseas. Sin embargo, sugerirá una modificación definitiva a tu dieta. De esa forma podrás evitar los ascos matutinos. Así mismo tendrás más apetito y no estarás en peligro de sufrir anemia.  Si la dieta no es lo suficientemente nutritiva, entonces el doctor prescribirá suplementos alimenticios para cubrir las necesidades del bebé. Finalmente te mantendrá en monitoreo constante hasta que la alteración haya disminuido o desaparecido.

¿Conoces a alguien que haya sufrido hiperémesis gravídica?

Este video te puede gustar