Si contestas “sí” a estas 9 preguntas, estás lista para embarazarte

Cuando te casas, es bueno que tu pareja y tú decidan disfrutar un tiempo solo para ustedes. Al menos sería recomendable que fueran dos años para que se logren adaptar uno al otro. Después ya pueden venir los hijos, pero si te has preguntado si estás lista para embarazarte, debes tener en consideración lo siguiente.

¿Quieres tener un bebé?

Lo primero que debes responder de manera honesta es si tú deseas tener un bebé. Sabes que esa decisión cambiará tu vida y tu cuerpo. Así que piensa de manera consciente la respuesta, no se trata de hacerlo para complacer a otros. Finalmente, la que cargará con esa responsabilidad eres tú.

¿Tienes los recursos suficientes?

Tu pareja y tú deben analizar si su situación es óptima para poder solventar una vida más. Deben tener un lugar qué ofrecerle a su hijo. Una cama, un techo y los alimentos necesarios para que pueda crecer bien.

¿Podrás cubrir sus necesidades?

Además de analizar su situación económica, deben saber si el ingreso de dinero que tienen es estable y frecuente. De lo contrario, estarían lidiando para poder conseguir los recursos básicos para el bebé y ustedes.

¿Estás dispuesta a sacrificar parte de tu tiempo y dedicarlo solo a tu hijo?

Si estás lista para embarazarte, es importante que sepas que una parte de tu tiempo dejará de ser solamente tuyo. Ahora lo compartirás con alguien más y en algunos momentos será más demandante de lo que te imaginas.

¿Suspenderías tus planes personales para encargarte de la educación de tu hijo?

Si tienes planes personales o profesionales a corto o largo plazo, piensa si en ellos puedes incluir a tu hijo. Por ejemplo, si deseas viajar a otros países, piensa si lo podrías hacer con tu pequeño o preferirías hacerlo solo con tu pareja. Suena egoísta, pero es algo que debes considerar.

¿Cómo es el ambiente familiar?

De manera honesta analiza cómo es el ambiente con tu pareja. Si a cada rato están peleando, deberían reconsiderarlo antes de dar el siguiente paso.

¿Posees la energía suficiente para jugar con tu hijo?

Analiza si tienes la suficiente energía para jugar con tu pequeño. ¿Llegarás cansada de trabajar y de tus actividades y aun así sacrificarás algunas horas para pasarlas con tu hijo? ¡Piénsalo muy bien!

¿Es buena tu salud?

Considera el estado de tu salud, pues hay ocasiones en que los embarazos tienen complicaciones. Es importante que te asegures de que será buena para que disfrutes tu embarazo y la llegada de tu bebé.

¿Tu pareja y tú lo desean en conjunto?

¿La decisión de tener un bebé es solo tuya, de tu pareja o de los dos? Sabrás que estás lista para embarazarte cuando los dos estén en la misma sintonía.


Este video te puede gustar