Consejos para cuidar la sonrisa de tu hijo

Como madre de familia sabes el poder que tiene la sonrisa de tu hijo. Con solo verla te alegra el día y es impresionante cómo ha aprendido a convencerte con ella cuando quiere conseguir algo. Prácticamente te desarma. Y cómo olvidar esa primera sonrisa que te ofreció cuando tenía unos meses. Sabes también que cuando sea grande, esta será su arma de seducción. Por estos y otros motivos es importante que cuides la salud bucal de tu pequeño desde muy temprana edad. La sonrisa es nuestra mejor tarjeta de presentación. Además, no es mera cuestión estética, una sonrisa perfecta nos da seguridad, confianza e influye de manera notable en la autoestima.

Prevenir, la mejor forma de cuidar la sonrisa de tu hijo

No esperes a llevarlo al dentista luego de que aparezca su primera caries o se presente un problema importante. La prevención es la mejor forma de darle una sonrisa de 10. Además, llevarlo desde pequeño hará que cuando crezca esté al pendiente del aspecto y cuidado de su boca. Te conviene que tu hijo se familiarice con el odontólogo y lo vea como un amigo. No lo espantes, llévalo con ánimos y explícale que el dentista es el profesional que cuida los dientes de infecciones y otros malestares.

Enséñale cuándo debe lavarse los dientes

Muchos padres de familia mandan a sus hijos a lavarse los dientes inmediatamente después de comer. Este es un error típico, pues solo perjudica el esmalte de los dientes. Los niños (y también los adultos) deben lavarse la boca una hora después de haber ingerido alimentos. De lo contrario conseguirán una sonrisa amarilla.

Pon el ejemplo

Los niños aprenden con el ejemplo. Así que si quieres que tus nenes tengan dientes lindos, entonces procura que te vean cepillarte los dientes, al menos, tres veces al día. Lo mismo ocurre con las visitas al odontólogo, si a ti no te gustan, pues a ellos tampoco. La mejor forma de fomentar la higiene dental en tus hijos es haciendo lo propio.

Este video te puede gustar